Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Paulina García Achach, ex titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) acudió ante el Juzgado Sexto de Distrito para pedir la protección federal, en busca de que sea declarada inocente del delito que se le imputa.

La ex funcionaria promovió ante el Juzgado Federal el juicio de amparo 911/2017 en contra de Fernando León Chávez, Juez de Control de Primera Instancia del Distrito Judicial de Chetumal.

También te puede interesar: Error pone en libertad a Paulina García Achach

El pasado 13 de diciembre, el mencionado juez declaró improcedente el sobreseimiento solicitado por la defensa de García Achach, dentro de la carpeta administrativa 88/2017, iniciada por el delito de Desempeño Irregular de la Función Pública.

Sin embargo, el recurso aún no ha sido admitido, toda vez que la quejosa no ha atendido una prevención realizada por el juzgado, en el sentido de aclarar las fechas del acto reclamado.

La prevención se dio porque en el escrito, la ex funcionaria primero mencionada que el acto se realizó el 13 de noviembre y luego termina con 13 de diciembre, además de que no especificó cuándo fue notificada o tuvo conocimiento formalmente del acto.

“Resulta necesario que se precise de cuál es la fecha de la audiencia en la que se negó el sobreseimiento solicitado, de la que deriva el acto reclamado, pues dicho dato de identificación es indispensable para, en su caso, estar en condiciones de requerir a las autoridades responsables sus informes justificados”, señaló el juzgado.

García Achach enfrenta, en libertad, un proceso penal por irregularidades durante su gestión al frente de la Seduvi, ahora Sedetus, por el otorgamiento de descuentos irregulares en la desincorporación de bienes inmuebles, propiedad del Gobierno del Estado.

En diciembre pasado, su defensa solicitó el sobreseimiento del caso; sin embargo, de acuerdo con el juez no se presentaron pruebas que pudieran desvirtuar la acusación realizada por la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, por lo que no se le exentó de responsabilidad penal.

En su momento, le fueron embargados cinco bienes inmuebles y dos vehículos, con un valor aproximado a los 18 millones de pesos.