Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El municipio de Felipe Carrillo Puerto está dentro de las siete ciudades con las temperaturas más altas en la semana epidemiológica 18, con 36.9°; el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) no reporta casos de Golpe de Calor para Quintana Roo.

En la temporada de calor 2017, Quintana Roo registró una defunción y nueve casos por golpe de calor, así como un caso de agotamiento por calor.

También te puede interesar: ¡Aguas! Se pronostican 48 horas de calor intenso

“Durante las temporadas de calor aumentan los riesgos a la salud por las complicaciones como la deshidratación a causa de las enfermedades producidas por exposición excesiva al calor ambiental como insolación, lesión térmica asociada al ejercicio, calambres y golpe de calor, debido a que se presentan cambios en el comportamiento de las personas que las hacen más susceptibles a los padecimientos citados”, dice el informe del Sinave.

En lo que va del año, la entidad no ha reportado enfermedades producidas por la exposición al sol; sin embargo, el Sinave da a conocer cada semana las ciudades que han registrado las temperaturas más altas del país y a la semana número 18 se encuentran siete: Hermosillo, Sonora (41.5°); Choix, Sinaloa (41.1°), La Paz, Baja California Sur (39.2°); Valladolid, Yucatán (37.7°), Monclova, Coahuila (37.5°); Nuevo Casas Grandes, Chihuahua (37.0°) y Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo (36.9°).

La Secretaría de Salud en la entidad, exhortó a la población a no realizar ejercicios al aire libre en las horas de mayor calor que es de 11 de la mañana a 3 de la tarde.

Alejandra Aguirre Crespo, titular de la Secretaría de Salud en el estado (Sesa), indicó que para prevenir el golpe de calor recomendó que al salir a la calle se use ropa clara y telas ligeras, sombrero o gorra, bloqueador solar, sombrilla, lentes de sol, en caso de practicar actividades deportivas, se recomienda hacerlo en las primeras horas del día y consumir abundantes líquidos.

También pidió no permanecer ni permitir que otros permanezcan por lapsos prolongados en el interior de vehículos cerrados que están estacionados bajo los rayos del sol.

“El golpe de calor se desencadena cuando la temperatura corporal sobrepasa los 40 grados, hay deshidratación y, en consecuencia, disminución de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial y del bombeo de sangre hacia las arterias”, comentó.