Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Habitantes de la comunidad de La Unión, ubicada a más de 120 kilómetros de la Capital del Estado, temen volver a perder sus viviendas pues desde hace más de 10 años viven en una zona de riesgo.

Moisés de la Cruz Díaz, delegado de la comunidad señaló que Félix González Canto y Andrés Ruiz Morcillo incumplieron con la reubicación. Temen por la seguridad de más de 200 familias en caso de inundaciones o desbordamiento del rio.

También te puede interesar: Vandalizan áreas públicos en Sergio Butrón Casas; piden seguridad

“Yo como delegado y los que han pasado han dejado abandonado el proyecto de la reubicación, ya que debido a que cuando íbamos a pedir apoyos o gestionábamos algo, nos decían que no porque estamos en reubicación y no, nos podían dar ningún apoyo, porque el pueblo cambiaria de lugar”, comentó.

Recordó que en la zona alta de la comunidad existe un albergue, que nunca fue entregado y con el paso de los años se deterioro, al grado que ya no es seguro ni para pasar las lluvias, pues pone en riesgo a los ciudadanos.

“El albergue ya no tiene puertas, ni ventanas funcionando se acabaron con el agua y el sol, y algunas otras cosas fueron saqueadas por los amantes de lo ajeno, la verdad es que luce deplorable”.

Felipe Antonio Mena Cardeña, presidente del Comisariado Ejidal de la Comunidad,  señaló que las autoridades solo se acuerdan del refugio cuando hay riesgo de inundación sin embargo los mandan a la Primaria de la comunidad que igual está en zona de riesgo a inundaciones.

“No tenemos refugio, las autoridades nos condenaron a vivir así, pues querían que la gente se valla a sus predios en zona alta, pero no hay luz, ni agua, y ningún tipo de servicio, como pretendían que la gente deje sus casas para vivir en un lugar donde no hay nada, ahora cada quien busca como resguardarse  cuando hay tormenta o de plano abandonan el pueblo”, informó.

Finalmente señaló que el problema se agrava toda vez que la carretera para salir del pueblo está en pésimo estado, además de ser más de 20 kilómetros accidentados, con riesgo de deslaves e inundaciones, y que de igual manera lleva más de una década sin ser reparado, por lo que se tarda hasta dos horas en recorrer este tramo que va de la Unión a la comunidad de Calderón.