Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Más de 268 mil 600 personas, el 16.5% de la población en Quintana Roo, viven en hacinamiento, porque tiene como hogar un cuarto donde residen más de tres individuos.

La Encuesta Nacional de los Hogares (ENH), levantada en los 32 estados del país de enero 2016 a enero 2017, por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), ubica a Quintana Roo entre las 15 entidades con el mayor número de personas en hacinamiento.

También te puede interesar: Piden en Xul-Há claridad en programa de vivienda

En las estadísticas, también hay un apartado donde están las características más comunes de las viviendas y de 496 mil 693 hogares, 19 mil 892 viven en un departamento en edificio, mil 889 viven en una vecindad, y en resto cuenta con una casa independiente.

Además existen más de 30 mil hogares en las zonas urbanas que con muy frágiles, es decir, tiene paredes, pisos y techos en condición de lámina de cartón, la mina de asbesto o metálica, palma u otros materiales de desecho.

Asimismo, más de 16 mil 628 hogares tienen servicios sanitarios compartidos, cerca de tres mil hogares viven sin energía eléctrica, 58 mil 122 viviendas usan leña o carbón para cocinar, 395 mil 388 usan el tanque de gas y 43 mil 183 usan electricidad u otro combustible para procesar sus alimentos.

Incluso existen, siete mil hogares sin certeza jurídica de la propiedad como las escrituras o títulos de propiedad.

Mario Ulises Lara, representante de la agrupación Nueva Esperanza, indicó en la capital del estado, se han encontrado personas que viven en extrema pobreza y en hacinamiento, producto de la falta de empleos formales para poder construir una mejor vivienda.

Resaltó que es común ver que tan solo en los fraccionamientos, donde aparentemente son casas completas (baño, comedor, cocina y uno o dos cuartos) existen dos familias o vive una familia de hasta seis o siete integrantes.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Social e Indígena, el rezago de calidad en la vivienda rural a nivel estatal refleja que el 9.4% carece en lo fundamental de pisos firmes y muros y cuenta con techos endebles, focalizándose una tercera parte de estos en los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar con el 3.5% de las viviendas rurales en estas condiciones.