Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Habitantes de la comunidad de La Unión claman por ayuda para hacer frente a las bajas temperaturas que se registran, debido a las condiciones endebles de sus viviendas.

Moisés  de la Cruz Díaz, delegado de la comunidad fronteriza, informó que de acuerdo con un censo realizado, más de 160 familias, de las 200 establecidas viven en casas de madera, todas a orillas del río Hondo en situación de vulnerabilidad.

También te puede interesar: Recienten familias de la zona rural el clima gélido

“La mayoría de las viviendas de aquí son de hechas de madera y láminas de cartón, y llevamos dos semanas con fríos que por la humedad del río y lo denso de la selva alcanzan la sensación térmica es hasta tres veces menor a la que registra el termómetro”, dijo.

“Nos preocupan las  familias porque pasan los días complicados con este clima y con daños de salud y otros indicadores apegados a la pobreza. Sí, es algo lamentable, y tenemos que hacer situaciones preventivas y no reactivas, antes de que pasen otras cosas como intoxicaciones o incendios, tenemos un refugio pero está en abandono, prácticamente estamos desprotegidos”, comentó el representante de la comunidad.

De la Cruz Díaz, señaló que año con año son amenazados por inundaciones pero este año empezaron con fríos y la población esta vulnerable a enfermedades.

“La gente empezó a meter fuego a sus casas para calentarse y eso puede provocar accidentes, nosotros como autoridad hemos hecho recomendaciones, pero no hay dinero para cobijar a todos”, detalló.

Blanca Méndez Morfin, habitante de la comunidad señaló que su casa esta forrada de madera, pero con techo de lámina de zinc, por lo que con las bajas temperaturas estas transfieren el frío, convirtiendo en enfriadores gigantes los hogares, lo que tienen que contrarrestar quemando leña dentro de las casas, y durmiendo con varios cobertores.

“El gobierno nos dio una casa, pero en lo que la terminan tenemos que tratar de sobrevivir así, no nos queda de otra aquí nos tocó vivir, y posiblemente aquí moriremos”, comentó la vecina de 65 años.