Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los hoteleros del centro y sur del estado exigieron a las autoridades estatales y municipales regular la renta de casas habitación y departamentos particulares a través de las plataformas Airbnb, Homeaway, Flipkey, Homestay y Housetrip.

Deborah Angulo Villanueva, presidenta de la Asociación de Hoteles del Centro y Sur de Quintana Roo, precisó que urge que las autoridades se aboquen a la regulación, no sólo en materia de recaudación, también en materia de seguridad en esas formas de hospedaje que se han fortalecido en Bacalar, Mahahual y Chetumal, por ser una competencia ilegal para la hotelería organizada.

También te puede interesar: En riesgo la imagen de Bacalar por hoteles irregulares

“Insistiremos ante las autoridades municipales de Othón P. Blanco, Bacalar y Felipe Carrillo Puerto para que esos negocios emergentes cumplan con las normas sanitarias y de seguridad, reglas que los hoteleros cumplimos, estamos de acuerdo con las demandas que han planteado los hoteleros de Cancún y Bacalar”, dijo.

Indicó que hospedarse en casas particulares es una tendencia mundial que se ha generalizado, y más que oponerse, están convencidos que es necesario se incorporen a la economía formal, con la finalidad de que aporten impuestos y seguridad a sus huéspedes.

“Esta nueva forma de alojamiento es buscada por familias o turistas que desean experiencias más cercanas con los lugares que visitan, ni siquiera es un tema de ahorro económico, ya que hay casas o departamentos que se rentan mediante estas plataformas digitales con tarifas más altas que las habitaciones de los hoteles que se encuentran en regla”, dijo.

Angulo Villanueva, indicó que los hoteles tradicionales trabajan para ofrecer a los huéspedes alternativas complementarias.

“La competencia es ilegal porque no cubren impuestos ni cumplen con las regulaciones en materia de seguridad, y relación laboral de las personas que trabajan en esas casas o departamentos”, detalló.

Precisó que en Chetumal se ha registrado un notable incremento de esa tendencia, se puede comprobar fácilmente con el monitoreo de esas plataformas; y en primera instancia, la autoridad municipal tiene que intervenir de una forma más firme y con respaldo legal.