Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q, Roo.- La Iglesia de San José Obrero y San Patricio de Irlanda celebró el domingo de Ramos con la tradicional misa, procesión y bendición de palmas, abriendo formalmente la Semana Santa.

Patrick Corrigan L.C, párroco de la mencionada iglesia, recordó que con la misa de este domingo se recuerda la entrada de Jesús a Jerusalén, preparando su camino hacia la cruz.

También te puede interesar: Celebran católicos el 'lavatorio de pies'

La misa que se llevó a las 10 de la mañana, iniciando con la bendición de las palmas que fue repartida a los cientos de feligreses que asistieron, entre niños, jóvenes y adultos, así como grupos apostólicos de la Iglesia.

Una vez que todos tenían sus palmas, llevaron a cabo una procesión en los alrededores de la misma iglesia ubicada en la colonia Payo Obispo.

Al término, se llevó a cabo la celebración eucarística, donde leyeron la narración de la Pasión de Cristo, según San Mateo.  En la lectura, se centró en que al final Jesús entregó su vida para el perdón de los pecados de la humanidad.

El párroco explicó que en la misa de domingo de Ramos es la única en la que hay dos lecturas del evangelio, donde se relata la historia de Jesús camino a Jerusalén.

A diferencia de otros días, el párroco de la iglesia vistió de color rojo, que representa a Jesús como  Rey en su entrada triunfal a Jerusalén.

La Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe también inició con una procesión desde las 8 de la mañana, desde el parque de las Casitas y concluyó en las instalaciones de la parroquia.

David Martín Leal, párroco de la iglesia, llamó a la sociedad a vivir esta semana en profunda oración y en recogimiento, a buscar la experiencia espiritual y personal con Dios.

El domingo de ramos fue celebrado en diversas iglesias de la capital del estado en familia; las iglesias abrieron sus puertas en diferentes horarios para que los chetumaleños reciban la palma bendita.

La iglesia católica llevará a cabo una serie de actividades en toda la Semana Mayor, concluyendo con el Domingo de Resurrección.

En la Iglesia de San José y San Patricio, la misa del jueves que representa la Última Cena y el Lavatorio de Pies, será a las 8 de la noche.