Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Dos de las siete hectáreas que se incendiaron desde el pasado 26 de marzo, en el tiradero a cielo abierto de Chetumal continúan activas, las autoridades prevén sofocarlo durante el transcurso de la semana.

Fernando López Gutiérrez, secretario general del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, informó que personal de la Dirección del Cuerpo de Bomberos y de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (UREM), trabajan en tres turnos para apagarlo por completo, pero por ser de tipo subterráneo la situación ha sido complicada desde su inicio, el incendio lleva activo 15 días.

También te puede interesar: Sigue afectando humo de incendio en basurero a colonias

Dijo que las montañas de basura alcanzan hasta los nueve metros de altura, y los grandes volúmenes de plásticos en general, y en especial al sinnúmero de llantas que se han depositado en el sitio durante más de 40 años, dificultan las maniobras del combate.

“Se tiene que remover poco a poco la basura con grúas hidráulicas y apagar el incendio, para volver a remover y seguir echando agua, y así sucesivamente, por eso parece que avanzamos lento, pero no hay otra manera, subterráneamente existe una acumulación de gases como metano, anhídrido carbónico, hidrógeno, amonio, ácido sulfhídrico, entre otros”.

Señaló que la comuna recibe el apoyo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Comisión Nacional del Agua (Conagua), Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) y la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), para sofocar el incendio, así como evitar la propagación del mismo.

En días anteriores el humo que emana del tiradero a cielo abierto se sintió de manera permanente en las nueve colonias más cercanas al lugar, Flamingos; Las Américas uno, dos y tres; Centenario uno y dos; Pacto Obrero; fraccionamiento Oxtankah y Santa María; y en ocasiones, la humareda se sintió en los fraccionamientos Caribe y hasta en el centro de la ciudad.

Referente al incendio que se presentó el pasado domingo en la sabana ubicada al noroeste de la capital, López Gutiérrez señaló que ya fue sofocado, y al parecer fue provocado, por lo que se realizan las investigaciones correspondientes para determinar a los responsables.

En ambos casos, la Dirección de Salud Pública Municipal y elementos de la UREM, realizaron recorridos de supervisión y vigilancia para la detección oportuna de posibles enfermedades respiratorias agudas, sin que se registre algún caso.