Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Colegio de Bachilleres, Plantel Carlos A. Madrazo avanza  con su campaña de reciclaje RETA ((Recicla, Trabaja y Ahorra), y logró juntar 20 mil tapitas que beneficiaran con 20 tratamientos a niños con cáncer.

Elsy Aracely Pech Miranda, coordinadora del proyecto, dijo que la meta que se espera superar son las 60 mil tapitas, y al menos tres toneladas de botellas de plástico, aunque explicó que ha sido difícil, pues se trata de que en lo dura el proyecto se cree conciencia del reciclaje en la población, y lo principal es que no tiren basura en la calle.

También te puede interesar: Convocan a pequeños a descubrir su creatividad con reciclaje

“Se busca llevar la campaña de reciclaje a cinco comunidades, como es Ucúm, Carlos A. Madrazo, Nachi-Cocom, Gonzales Ortega y Palmar, con la finalidad de concientizar a la población que al contaminar no solo hacen daño al medio ambiente, sino a sí mismos”, dijo.

Señaló que el principal trabajo es recorrer todas las calles de la comunidad, donde los estudiantes, van con bolsas recolectando todo el Pet que encuentran, y repartiendo trípticos de concientización.

“Estamos organizando a los  alumnos del cuarto semestre. La dinámica consiste en reciclar todo el Pet posible, tanto en el plantel como en la comunidad para lo cual se pide la participación a todos los habitantes para almacenar sus desechos de botellas de plástico transparente (refrescos, jugos, entre otros productos) y sacarlos a la puerta de sus domicilios donde pasarán los alumnos del colegio a recogerlos, la recolección se lleva a cabo los domingos”, comentó.

Señaló que las ganancias que se logren por las botellas, servirán para la clausura de fin de curso de los estudiantes, y las tapas serán donadas a una fundación para niños que padecen cáncer.

“Apoyemos a estos jóvenes en tan noble labor y de paso ayudémonos a nosotros mismos fomentando la cultura del reciclaje y el cuidado a nuestro medio ambiente. Además las tapas de estos envases serán donadas a una fundación que por cada mil de ellas regala un tratamiento para un niños con cáncer”, dijo.

En la comunidad de Carlos A. Madrazo, el delegado Jonan Utrera Vergara,  exhortó a la comunidad  a unirse a este proyecto, pues la mayoría de este material es quemado por la población en sus patios o tirándolos en terrenos baldíos.