Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La nueva Ley de Movilidad del Estado de Quintana Roo continúa en la “congeladora”, toda vez que no existen acuerdos sobre las atribuciones y funcionamiento del Instituto de Movilidad, así como las modalidades de transporte.

Fernando Zelaya Espinosa, presidente de la Comisión de Transporte de la XV Legislatura y uno de los promotores de la iniciativa, dijo que continúan los encuentros con los sectores involucrados para llegar a un mejor acuerdo.

También te puede interesar: Entregan taxistas propuesta sobre Ley de Movilidad en Q. Roo

“Seguimos trabajando para generar acuerdos en esta Ley, se presentó en noviembre pasado, algunas posiciones se radicalizaron, pero estamos escuchando a todos los sectores para llegar a la aprobación de la misma”, afirmó.

Algunos de los temas que más ha llamado a la atención es la propuesta de creación de una nueva modalidad de transporte de pasajeros, a través de permisos especiales, que permitiría la operación de plataformas digitales, con unidades sin concesión.

Otro es el funcionamiento del propio Instituto de Movilidad, en el cual se busca establecer de manera clara cada uno de los artículos que refieren a ese punto, a fin de que todos los sectores involucrados puedan participar o al menos tenemos conocimiento de la toma de decisiones.

La pertinencia de las concesiones y permisos especiales será una de las facultades del Instituto de Movilidad, mediante la realización de los estudios y análisis necesarios.

De igual manera, el análisis a fondo de la necesidad de modificar las tarifas establecidas en materia de transporte público de pasajeros.

En este último punto, el legislador local consideró que son justificadas las demandas de los diversos sindicatos de taxis en Quintana Roo, derivado de los incrementos que se dieron desde enero del año 2017 y las actualizaciones diarias que se generan actualmente en el precio del combustible.

Sin embargo señaló que la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), instancia actualmente facultada, debe analizar las peticiones con base en los estudios socioeconómicos pertinentes.