Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los productores cañeros exigen a las autoridades de medio ambiente implementen una estrategia para eliminar las más de mil 500 llantas usadas que producen los camiones cañeros en la ribera del Río Hondo, en seis meses, el periodo de zafra.

A lo largo de las 14 comunidades que comprenden la zona cañera, es común observar basureros al aire libre con cientos de llantas amontonadas.

También te puede interesar: ¡Desaparece esas llantas! Último día de descacharrización

Alma García Hernández, delegada de la comunidad de Sac-Xan, informó que solicitó a la Dirección de Alcaldías del Ayuntamiento de Othón P. blanco un Centro de acopio para estos desechos porque el basurero que se encuentra en los límites del ejido esta prácticamente saturado por llantas.

“Si se quedan tirados son criaderos de moscos, de ratas y otros animales ponzoñosos, creo que debe haber lugares donde se les puede dar otro uso y librarnos a nosotros de esta contaminación”.

Rene Misael Millán, representante de la asociación Civil, S.O.S denunció que los cañeros optan por quemar las llantas, lo que genera contaminación al medio ambiente y problemas pulmonares en menores principalmente.

“Para evitar que en esos montones de llanta, la gente aproveche para tirar basura lo que hacen es prenderle fuego, sin considerar los daños que ese humo les puede traer”.

De diciembre a mayo, se genera más de mil 500 toneladas, tan solo por los camiones de carga que transportan la cosecha de las comunidades a la fábrica.

Dijo que la mayoría de las vulcanizadoras son improvisadas y los propietarios tiran las llantas usadas en los basureros de cada pueblo, o algunos más irresponsables los dejan tirado en cualquier lugar a un lado de la carretera o en algún basurero clandestino a cielo abierto.

“No los justifico, pero tampoco hay un centro de acopio de esto, y las campañas de descacharrizacion, simplemente las llevan a tirar a los mismos basureros de las comunidades, por lo que el fin de estos desperdicios de hule es el mismo”, comentó.

El problema más grave dijo es que mucha gente con el afán de conseguir recursos de estos desperdicios les mete fuego a las llantas, ocasionando una fuerte contaminación pues el humo negro avanza kilómetros y que dura por días, solo por sacar unos kilos de alambre que tienen las llantas en su interior.

Además se tiran miles de llantas de vehículos particulares y cientos de llantas gigantes de tractores y maquinarias pesadas que llegan a pesar hasta 500 kilos y que igual terminan en estos tiraderos.