Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los habitantes de la comunidad de Javier Rojo Gómez se quejan de los problemas de salud y fauna nociva que ha provocado el tiradero a cielo a vierto de la comunidad, aseguran que no se le da un tratamiento a los residuos.

La falta de un programa de reciclaje o separación de desechos, lo que ha provocado que contantemente estas colonias, vivan entre el humo de desperdicios del hogar, animales muertos, llantas y desechos de hospitales y centros de salud.

También te puede interesar: Enorme basurero clandestino en el camino a Salamanca

María Plancarte Angón, habitante de la colonia Las Casitas, en dicha comunidad, mencionó que no hay una administración apropiada del tiradero, porque los encargados han optado por quemar la basura en lugar de compactar.

“Todas las tardes se le prende fuego a la basura, no sé quien lo hace, quizá la que lo administra, pero el humo además de tener un olor insoportable, ha provocado problemas de salud, sobre todo a los que vivimos cerca del basurero”

Mencionó que los niños, son los que resultaron con infecciones en los ojos, y los adultos con problemas respiratorios.

“La colonia Casitas y Nueva Creación somos los más afectados, todo el humo se viene para acá, es humo de llantas, botes de pesticidas, desperdicios, animales muertos, de todo”.

Por su parte, Araceli Mendoza Escamilla habitante de la colonia Nueva Creación, señaló que en administraciones anteriores se le permitía con un grupo de diez personas entrar a pepenar los materiales reciclables dentro del basurero.

Sin embargo, desde el año pasado el alcalde, Apolonio Domínguez Velázquez, los corrió del lugar, y amenazó con encarcelarlos si ingresan, argumentando que es propiedad de la alcaldía.

“Sólo de maldad y por tener abandonado los trabajos en la alcaldía, le mete fuego, no organizan la basura, solo la tiran o riegan donde sea, a veces hay personas que tiran todo tipo de animales, perros, gatos e inclusive cerdos y vacas que mueren de enfermedades y que apestan por semanas”, señaló.