Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Dos ex funcionarios del Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto perdieron los amparos que tramitaban ante el Juzgado Sexto de Distrito, mediante el cual buscaban evitar la ejecución de órdenes de aprehensión en su contra.

Se trata de Julio Salvador Marrufo Ravell y José Gabriel Argüelles Novelo, ex tesorero y ex secretario de Administración Pública, respectivamente, de ese municipio.

También te puede interesar: Ex presidente municipal de Carrillo se ampara por tercera vez

El Juzgado Sexto de Distrito determinó sobreseer los expedientes 642/2017 y 643/2017, el primero promovido por MarrufoRavell y segundo por Argüelles Novelo.

“Se sobresee en el presente juicio de amparo promovido por **** (sic) contra los actos reclamados a las autoridades señaladas como responsables de este asunto”, publicó en sus acuerdos el juzgado federal.

Los amparos eran contra actos del Juez Penal de Primera Instancia en el Estado de Quintana Roo por actos privativos de la libertad, específicamente órdenes de aprehensión y su ejecución.

De esa manera, suman tres los ex funcionarios de primer nivel de Felipe Carrillo Puerto los que han fracasado en su intento por buscar la protección de la justicia federal. El primero fue Gabriel Carballo Tadeo, ex presidente municipal cuyo recurso legal fue sobreseído hace unos días por el Juzgado Primero de Distrito.

Los ex funcionarios de la zona maya, enfrenta al menos dos denuncias penales presentadas, durante los primeros días de septiembre, por la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo), encabezada por Manuel Palacios Herrera.

Las auditorías de la Aseqroo detectaron hechos que constituyen conductas presuntamente delictivas, llevadas a cabo por algunos servidores públicos del Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto y que se concretaron en dos denuncias, uno por un millón 740 mil 747.50 pesos y otra por 23 millones de pesos.

Los ex servidores públicos mantienen en otros Juzgados solicitudes de amparo en contra de otras autoridades, entre ellas de la propia Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo, la cual detectó las irregularidades en la aplicación de recursos públicos.