Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Este jueves venció el plazo para que las empresas, registradas como personas morales, cumplan con el pago de utilidades a sus trabajadores, mientras que en junio deberán hacer lo propio aquellas dadas de alta como personas físicas.

Catalina Portillo Navarro, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) dijo que a partir de la siguiente semana comenzarán los requerimientos a las personas morales para que notifiquen el cumplimiento de dicha obligación.

También te puede interesar: Sancionan a 300 empresas por no pagar utilidades

“Ya vamos a empezar con el operativo de supervisión de cumplimiento por parte de las empresas a fin de garantizar que los trabajadores reciban lo que por ley corresponde. El 31 de mayo termina el plazo para personas morales”, señaló la entrevistada.

La legislación establece que una vez concluidas las declaraciones de impuestos en los meses de marzo y abril, el 10% de las utilidades deberá ser dividido entre los trabajadores, en caso contrario, los trabajadores podrán presentar las quejas correspondientes.

“Ahora hay una mayor vigilancia porque nos coordinamos con la delegación federal para abarcar a más empresas. Tan solo el año pasado hicimos más de 900 inspecciones”, detalló Portillo Navarro.

Según los datos de la dependencia estatal, en Quintana Roo existen alrededor de 45 mil unidades generadoras de empleos, aunque no todos están obligadas a pagar utilidades, porque depende de los años que llevan funcionando así como el nivel de utilidades obtenidas.

“Las empresas de nueva creación que tengan un año no pagan utilidades y también los trabajadores que no tengan 60 días laborando, están exentos. Entonces hasta que terminemos con el operativo podremos tener las cifras de cuántas empresas con las obligadas y que cumplieron”, explicó.

Las estadísticas oficiales indican que hasta el primer trimestre de este año, existen en la entidad 605 mil 500 personas asalariadas de las cuales alrededor del 45% se encuentran en la informalidad, es decir, no cuentan con contratos y por ende sin las prestaciones de ley.