Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Las hay en tres tamaños, chicas, grandes y jumbo, clásica y rellenas, desde luego, diversos precios: son las deliciosas “Roscas de Reyes”, de los panes de temporada, tal vez el que más disfrutan las familias.

En un recorrido por las panificadoras tradicionales y tiendas de autoservicio de la capital, se observó un ligero incremento entre 25 a 40 pesos en el precio del producto, en comparación al año pasado; la más económica está en 159 pesos y la de mayor costo es de 450 pesos, todo depende del lugar, tamaño o variedad que prefiera.

También te puede interesar: Procedimiento para hacer una rosca casera (video)

Son hechas a base de harina, sal, azúcar, huevo, margarina, mantequilla, leche líquida, agua, leche en polvo, esencia de naranja y levadura fresca, y en su peculiar decorado utilizan azúcar glass, grasa vegetal, margarina, huevo, harina, leche en polvo, polvo para hornear, agua y vainilla, además de las frutas secas, higo, acitrón rojo y blanco o ate y cerezas.

Las panificadoras locales definen su producto como artesanal, 100% casero, en los que utilizan los mejores y más frescos ingredientes, las cuales son rellenas de fruta fresca confitada, jamón y queso, queso crema (philadelphia), crema pastelera de vainilla y crema española.

En esos establecimientos ofertan las roscas chicas y grandes, la de menor precio es de 225 pesos (chica) y la de mayor costos es de 450 pesos (grande), claro está, todo depende del establecimiento donde decida realizar su compra.

Las tiendas de autoservicio ofrecen roscas de reyes chicas, grandes y jumbo, con precios entre 159 pesos hasta 280 pesos; pueden ser tradicionales (sin relleno), o las rellenas con chocolate y cajeta.

El proceso de elaboración de la “Rosca de Reyes” es todo un arte, el preparado de la masa lleva aproximadamente una hora, luego se deja reposar el producto por espacio de media hora, para dar lugar a la elaboración, relleno, y adorno de los diversos tamaños, posteriormente, son horneadas 40 minutos a aproximadamente 180 grados centígrados.

Las “Roscas de Reyes” se empiezan a disfrutar desde el momento en que las miras, cada una de ellas te hacen dudar de cuál seleccionar y ya una vez en caso o donde sea, la emoción incrementa al momento de partirla, en la espera de que “te toque el niño”; situaciones que vuelven esta celebración, la festividad más deliciosa en los panes de temporada.