Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La pérdida del acervo bibliográfico de la Biblioteca Javier Rojo Gómez, permitida por las autoridades de la administración pasada, deben de ser denunciada ante las autoridades correspondientes por el irreparable daño histórico a los ejemplares.

José Mafud Safar Teller, vicepresidente del colegio de educadores, indicó que deben de denunciar ante las autoridades correspondientes a los que estaban encargados del resguardo de los libros, en este caso a quien estaba al frente de la Secretaría de Educación y Cultura del Estado (ahora llamada Secretaría de Educación en Quintana Roo, SEQ) a la subsecretaría de cultura y al director o directora general de la extinta biblioteca Javier Rojo Gómez.

También te puede interesar: Gestiona nuevo acervo para la biblioteca Rojo Gómez

“Es sumamente importante reconocer que el acervo bibliográfico cuando es público deben de ser resguardado por las instancias de educación y de cultura. Es lamentable que hayamos permitido la clausura de la única biblioteca grande, pero lo más lamentable es que hayan permitido que se destruya y se tire a la basura más de 50 mil ejemplares, aunque estamos en la época tecnológica, no hay como tener la cultura con el paso de las hojas. Lo escrito, lo impreso, es lo que dura”, dijo.

Hizo un exhorto a las instancias correspondientes para que se presente una demanda contra quienes resulten responsables del delito, pues afirmó que el daño ocasionado a miles de jóvenes amantes de la literatura y a más de 100 mil estudiantes que tenían la opción de consultar más de 65 mil libros, es irreparable e invaluable.

“Las autoridades pasadas le quitaron la oportunidad a más de 100 mil alumnos solo de la zona sur del estado de tener un espacio de convivencia estudiantil, de poder consultar lo que existe en los libros, aunque estemos en una época de la tecnología, nada reemplaza a un libro”.

Lamentó que como sociedad no haya esa unión para pedir castigo por tan aberrante y como sociedad, dijo, deben de exigirse resultados.

Por su parte, Jacqueline Estrada Peña, directora del Instituto de la Cultura y las Artes (ICA) de Quintana Roo, gestionará a la federación un primer acervo bibliográfico que constará de 14 mil libros, para lo que será temporalmente la Biblioteca Central de la ciudad de Chetumal.