Javier Ortiz/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Un grupo de amas de casa de la comunidad de Xul-Há, pidieron sean tomadas en cuenta para recibir material de construcción para sus viviendas, porque consideraron que no están bien enfocadas a las personas que realmente lo necesitan.

Martha Cantú Persona, madre de familia en esa localidad, consideró injusto que mientras varias personas carecen de un lugar digno para habitar, al comisariado ejidal, Ernesto Martín Haro, le permitieron beneficiar al menos a cinco familiares con los paquetes de vivienda.

También te puede interesar: Comisariado de Juan Sarabia beneficia sólo a familiares

Dijo que se enteraron cuando comenzaron la distribución de los paquetes con material de construcción, a pesar que en su momento hicieron del conocimiento de esta situación a las autoridades de la Sedeso.

Aseguró no estar en contra que se beneficie a los familiares del comisariado ejidal en caso que lo requieran, sin embargo, a cambio de ellos, varias familias que viven en condiciones de extrema pobreza, no pudieron acceder a este beneficio.

Hizo un llamado al secretario de Desarrollo Social, (Sedeso), Julián Ricalde Magaña, para que se revise el padrón de beneficiarios, para que el beneficio llegue a quienes verdaderamente lo requieren y no porque gocen de algún privilegio.

Recordó que Martín Haro, intentó despojarlas de los terrenos de la Unidad Agrícola Industrial de la Mujer (Uaim) para imponer a sus familiares. Los mismos que ha beneficiado con un terreno de uso común destinado para el crecimiento de la ciudad, señaló, como muestra de los excesos en que ha caído el representante ejidal de Xul-Há.

Herminia Caamal Gutiérrez, lamentó que a pesar de los abusos del comisariado ejidal, ninguna autoridad le ponga freno, ya que incluso ha inducido a la violencia contra un grupo de mujeres pertenecientes a la Uaim, de lo cual han hecho del conocimiento de la autoridad.

Aseguró que el programa no cumple cabalmente su función, porque para ser beneficiadas con el material de construcción, deben aportar aproximadamente 18 mil pesos, lo que resulta imposible para las familias que viven de la agricultura.“Creo por eso se lo dan a quienes pueden pagarlo, no a quienes realmente lo necesitan”, lamentó.