Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La Coeproc recomendó a los padres de familia supervisar que los niños no manejen pirotecnia en las fiestas de fin de año, pues en esta temporada aumenta hasta en un 300% las quemaduras.

Adrián Martínez Ortega, director de la Coordinación Estatal de Protección Civil (Coeproc), indicó que el mal uso de la pirotécnica, especialmente en los niños y jóvenes, sin supervisión de un adulto, podría ocasionar quemaduras, pérdidas de extremidades, lesiones físicas y auditivas.

También te puede interesar: Inician campaña para prevenir quemaduras en menores

Comentó que dichas recomendaciones se han extendido en todo el país por el Sistema Nacional de Protección Civil, el cual exhorta a la población a realizar un manejo seguro de juegos pirotécnicos, de lo contrario puede ocasionar daños irreversibles en niños, jóvenes e incluso adultos.

“Los grupos en mayor riesgo son los niños de entre cinco y 14 años de edad, por lo que se recomienda a los padres de familia no permitir que sus hijos los utilicen. De acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres, en diciembre la atención médica a causa de quemaduras, ocasionadas por juegos pirotécnicos, alcanza hasta un 300 por ciento, debido a su mal uso”, comentó.

Roxana Martínez Torres, encargada del programa “No te Quemes” de la Fundación Michou y Mau, indicó que en caso de accidentes los ciudadanos pueden reportarlos al número 01 800 0808182, disponible las 24 horas del día.

Destacó que dentro de los compromisos del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en el Estado, antes del periodo vacacional, llevó pláticas y talleres en escuelas y dependencias sobre medidas de prevención.

Afirmó que, particularmente, en esta época decembrina incrementa el riesgo de accidentes por quemaduras, debido a que las niñas, niños y jóvenes juegan con pirotecnia sin el debido cuidado y supervisión de algún adulto.

Ante ello realizan la campaña “Ahora y siempre, la prevención es la mejor acción ¡Evite Riesgos!”

Hasta el 2016, en Quintana roo fueron atendidos 58 niños víctimas de quemaduras, de los cuales 16 fueron trasladados a Estados Unidos y cuatro a la Ciudad de México para el tratamiento de las secuelas.

En la temporada invernal 2016-2017, se registraron dos casos de quemaduras en niños que fueron tratados entre la fundación y el sistema DIF en el Estado.