Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los más de cinco mil comercios que operan en el centro y sur del estado, que aumenten sus precios de manera indiscriminada y sin justificación serán sancionados con multas de hasta cuatro millones de pesos.

Anareli Cadiñanos Flores, encargada de la Unidad de Servicios de la Procuraduría Federal del Consumidor en Chetumal, indicó que a causa de las lluvias atípicas e inundaciones registradas en Quintana Roo, se mantienen Operativos Especiales y de Contingencia en los municipios de Othón P. Blanco, Bacalar, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, para garantizar el derechos de los consumidores.

También te puede interesar: Profeco implementa operativos en temporada de huracanes

“La multa va desde 600 hasta cuatro millones de pesos, dependiendo del tamaño y giro comercial del establecimiento, invitamos a la población a denunciar en caso de ser víctima de incremento de precios, durante contingencia no está permitido”, comentó.

Hasta el momento, dijo, no han recibido queja formal por parte de algún consumidor que haya sufrido este tipo de abuso en tiendas de autoservicio y abarrotes, farmacias, mini súper, ferreterías, madererías, despachadoras de gas licuado de petróleo (LP) y gasolinas.

“El afectado debe acudir a las oficinas en Chetumal para registrar la queja formalmente; al área de servicios es la conciliación y reparación del daño, debe concretar la relación entre el consumidor y el proveedor mediante una nota de venta, póliza, factura o recibo, además de identificación oficial”, dijo.

Posteriormente, explicó, el Área de Verificación deberá enviar a un supervisor al negocio para revisar los precios que los productos tienen a la vista y en caso de detectar irregularidades se colocan sellos de suspensión o inmovilización del producto que no cumpla con las Normas Oficiales de etiqueta, calidad o procedencia.

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) los 10 grupos de productos de la canasta básica se rigen por costos mínimos y máximos que debe respetar el ofertante, es decir, que pueden haber cambios repentinos basados en la oferta y la demanda, pero respetando la exhibición de los precios para que el consumidor sepa cuánto va a pagar.

El Programa Nacional de Visitas de Verificación es vigente del 1 de enero al 31 de diciembre, pero considera Operativos Especiales y de Contingencia en los que se redobla la supervisión física por parte de personal de la procuraduría a estos los establecimientos.