Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Asociaciones cañeras y sindicato azucarero de Quintana Roo solicitan a las autoridades correspondientes imponer un arancel a las importaciones de jarabe de maíz de alta fructosa a Estados Unidos, ante baja del precio de la tonelada de azúcar en mercados internacionales.

Lo anterior, coinciden, provocaría que los cinco millones de toneladas de excedente de azúcar que hay en el país, sean distribuidos aquí mismo.

También te puede interesar: Productores esperan $12 mil por tonelada de azúcar

Benjamín Gutiérrez Reyes, presidente de la Asociación Local de Productores de Caña de Azúcar de la CNPR, refirió que antes de la firma y la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), en el país no se consumía jarabe de alta fructuosa; actualmente el consumo es de 36 kilogramos per cápita y el de azúcar es de 14 kilogramos.

Todo el azúcar líquido que se produce en México es elaborado con caña, mientras que la importada es de maíz subsidiado.

“Industriales, productores y trabajadores del sector cañero están preocupados por el presente y futuro de la industria ante los daños que está causando la relación comercial desigual con Estados Unidos”, dijo.

Martín Barajas Linarte, secretario General de la Sección 136 del Sindicato Azucarero, explicó que el imponer aranceles a la fructosa no generará más inflación, como sí lo harán la pierna de puerco, quesos, manzana, jamón e incluso el whisky, productos que sí grabó.

Esto debido a que la producción nacional de azúcar alcanza a satisfacer bien la mayor parte de la demanda interna, incluyendo la de empresas refresqueras, que importan de Estados Unidos la fructosa elaborada con maíz subsidiado por el gobierno de ese país.

“Las represalias establecidas al queso, manzanas, jamón y whisky de Estados Unidos se quedan cortas respecto al golpe que daría un arancel o bloqueo a las importaciones de fructosa estadounidense”, comentó.

Aarón Renteral Campos, presidente de la Unión Local de Productores de Caña de la CNC, dijo que los aranceles los beneficios para los cañeros de Quintana Roo y el país serían mayor, y puso como ejemplo, que el año pasado las ventas del queso y las manzanas sumaron 383 y 276 millones de dólares, respectivamente.

“Incluso ni juntando las importaciones de papa, arándanos, jamón y whisky estadounidenses alcanzan a igualar el impacto a la fructosa, pues juntos estos cuatro productos sumaron el año pasado un valor de 190 millones de dólares. En contraste, las importaciones de jarabe de maíz de alta fructosa estadounidense sumaron unos 420 millones de dólares”, dijo.

Agregó que los productores de caña de Quintana Roo, siempre han estado comprometidos por producir azúcar de calidad, y se espera que para la zafra 2018-2019, un estimado de cosecha cercana a los dos millones de toneladas de caña.