Javier Ortiz/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los pobladores de la comunidad de Xul-Há, solicitaron la instalación de un rastro que garantice higiene en la manipulación de más de 500 animales que se sacrifican por semana para venta al público.

Héctor Hugo Manzo Haro, subdelegado de esa demarcación, señaló semanalmente se sacrifican alrededor de 500 aves, 10 borregos, igual número de cerdos y cinco reses, que son utilizados para la preparación de alimentos para su venta al público.

También te puede interesar: Buscan recursos para modernizar Rastro Municipal

Dijo que la demanda de carne, ha generado la creación de al menos cinco puntos de matanza clandestina en las inmediaciones de la comunidad, cuyas vísceras, plumas y demás desperdicios desconocen dónde van a parar.

A este número se suman particulares que realizan los sacrificios en sus viviendas sin ninguna medida de salud, principalmente los fines de semana o cuando se realizan eventos familiares como bodas, bautizos o cumpleaños.

Rosaura Ac Méndez, quien vive en las cercanías del domo doble, señaló que hasta hace algunos años, era una situación normal para los pobladores, porque no cuentan con un sitio adecuado para sacrificar los animales y “beneficiarlos”.

Pero los últimos dos años, la matanza clandestina ha proliferado, al grado que las personas lo hacen sin ningún tipo de cuidado. Uno de los sitios donde es común observar el sacrificio de cerdos es en los puestos de comida de madera ubicados a orillas de la carretera federal, a un costado del domo doble.

Subrayó que “ninguna autoridad les llama la atención, a pesar que genera moscas y podredumbre, en un sitio donde expenden alimentos al público”, a pesar que han hecho del conocimiento de esta situación a las autoridades de la Cofepris y el Ayuntamiento, “se tiran la bolita”, dijo la vecina.

Los vecinos señalaron que en la periferia de la comunidad se han formado tiraderos clandestinos de materia inorgánica y orgánica que está compuesta por vísceras, huesos, plumas y demás desperdicios de los animales, “lo más preocupante es que estamos rodeados de pozos de agua que surten de agua a Chetumal y Xul-Há”, señalaron.