Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los productores agrícolas pidiendo a los directivos del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Quintana Roo, transparencia en el manejo de los recursos económicos que se captaron durante cada temporada.

Lo anterior a través de un escrito dirigido al presidente del Comité, Evaristo Gómez Díaz, en el que también solicitan se activen las juntas locales de la ribera del Río Hondo y Nicolás Bravo que se encuentran en abandono.

También te puede interesar: Piden legislar en tema de sanidad vegetal

En el documento solicitan se convoque a una reunión extraordinaria para que aclaren qué están haciendo con los millones de pesos que ingresan por concepto de pago de cuotas y certificados para los trasladados, además del recurso recibido anualmente por el gobierno del Estado para el combate de plagas.

En caso de la Ribera del Río Hondo, se establece que en las oficinas de la junta local de sanidad, se encuentran abandonadas y cerradas, desde hace más de dos años, situación que ha afectado gravemente al sector cañero, que el año pasado sucumbió antes las plagas de mosca pinta y gusano barrenador que atacaron las más de 35 mil hectáreas de caña de azúcar de la zona.

Rosendo Alvino González, ex comisariado ejidal de la comunidad de Cacao, dijo que el año pasado el gobierno del Estado anunció que a través de la Sedarpe se dieron dos millones de pesos al Comité para el combate de estas plagas, sin embargo tuvieron que ser los mismos productores quienes amortiguaron los gastos para controlar este mal.

Aseguran que el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Quintana Roo se ha convertido en un verdadero negocio particular para los actuales directivos del organismo encargado de vigilar y preservar la sanidad e inocuidad en el Estado, según denunció Ricardo Josué Moo productor de chile de la comunidad de Nicolás Bravo quien señaló que también las oficinas del comité en esta alcaldía se encuentran en abandono.

Mencionan que desde hace años son las mismas personas que siguen al frente del comité estatal y nunca han rendido un informe del estado que guardan las finanzas, y sólo se observan paseando en carros de modelo reciente en la capital del estado, mientras las plagas consumen los pocos cultivos que se logran, al menos en el sur de Quintana Roo.