Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Poder Judicial determinó la transformación de sus juzgados de primera instancia en Solidaridad, durante un periodo de seis meses, en busca de desahogar el rezago que existe en los asuntos judiciales iniciados a través del Sistema de Justicia Tradicional.

Según el acuerdo del Pleno del Consejo de la Judicatura, el Juzgado de Primera Instancia se convertirá en Juzgado Penal A, Juzgado Penal B y Juzgado Penal C.

También te puede interesar: Casi la mitad de internos espera sentencia

“Derivado de los informes se advierte que se tiene en trámite una gran cantidad de causas penales, las cuales se encuentran en las diversas etapas procesales, así como pendientes de dictar resolución, lo que provoca que no se imparta justicia en los plazos señalados en  la ley”, menciona el acuerdo.

Antonio León Ruiz, presidente del Tribunal Superior de Justicia, destacó la importancia garantizar una impartición de justicia expedita al cual tiene derecho toda persona.

Para Harley Sosa Guillén, presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo, uno de los factores que propician  la sobrepoblación en las cárceles es la falta de agilidad en las sentencias de los jueces.

“Ya planteamos el tema al nuevo presidente del Tribunal y vemos que se ha estado atendiendo, incluso, tenemos conocimiento que ya se contrató gente para desahogar las sentencias”, explicó Sosa Guillén.

Al respecto destacó la necesidad de brindar certeza jurídica a aquellas personas privadas de su libertad, en Quintana Roo, a fin de evitar que existan personas en la cárcel cuyo castigo es menor que el tiempo que llevan recluidas.

El nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio comenzó a aplicar en Quintana Roo, en el año 2014, por etapas en los distintos distritos judiciales. El primero fue Chetumal y finalmente el Distrito de Cancún el año pasado.

En 2013, un año antes de su entrada en vigor en la zona sur, a nivel estatal se iniciaron tres mil 728 asuntos penales; en 2014 se sumaron otros cuatro mil 169; en 2015, dos mil 611; y en 2016, 766 expedientes.