Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los principales balnearios de la ribera del Río Hondo, esperan el inicio de las vacaciones de verano para reactivar la económica de los centros ecoturísticos del sur del estado.

En ésta área existen, al menos siete balnearios, amigables con el medio ambiente y los recursos naturales.

También te puede interesar: Llegan bañistas a balnearios de la ribera del río Hondo

Judith Cervantes Granados, encargada del Balneario Ejidal de la comunidad de Álvaro Obregón Viejo, dijo que durante los fines de semana, todos los balnearios rurales tienen afluencia de visitantes, principalmente de Chetumal, pero en temporada vacacional el número de turistas se duplica, e incluso vienen de otros puntos del país.

El balneario ubicado en esta comunidad ubicada a más de 50 kilómetros de la capital del estado, ha tenido una baja drástica de visitantes, situación que se agravó debido a las condiciones climatológicas presentadas desde principios de mes.

Explicó que la falta de promoción turística es otra de las principales causas de que durante períodos “muertos”, tengan que cerrar el lugar, pues dejan de percibir ingresos, lo que provoca que tengan que prescindir de la planta laboral, pues apenas les queda dinero para el mantenimiento de las albercas.

Rubí Briceño, encargada del cobro de las entradas al lugar, señaló que la falta de promoción del lugar es una de las principales causas por las que este lugar parezca casi abandonado durante la mayor parte del año, pues las visitas que llegan sólo lo hacen en períodos vacacionales y días de asueto.

“Pese a la nula promoción turística que reciben estos lugares, los visitantes llegan principalmente de la capital del estado, y de las comunidades vecinas, debido a que el precio de la entrada es de sólo diez pesos por persona”, comentó.

La misma afluencia espera habitantes del balneario de El Palmar, donde sillas y mesas esperan en las orillas del manantial de agua que brota de entre las piedras, ubicado a 30 kilómetros de Chetumal.