Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Investigadores determinarán el volumen de lechugas acuáticas que invadieron la sabana en Chetumal, para precisar la cantidad que autoridades federales, estatales y municipales deben retirar a fin de darle un respiro a flora y fauna del lugar.

Mirna Valdez Hernández y Gerald Islebe, investigadores en El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) Chetumal, recolectaron muestras, por metro cuadrado, en distintos puntos para calcular el volumen en las hectáreas invadidas por la plántula; los investigadores pretenden conocer más a fondo la Pistia stratiotes en sus diferentes etapas.

También te puede interesar: Lechuga invade 'la sabana' en Chetumal

Valdez Hernández explicó que tomaron muestras de la especie invasora en su etapa adulta, joven y pequeña, para determinar su peso fresco, exactamente al momento de ser colectadas, y posteriormente, se secarán para determinar su peso en seco.

“Tener estos datos nos permitirá precisar la cantidad de plantas que las autoridades de los tres niveles de gobierno necesitan sacar del área y saber cuánto peso tendrán las plantas en el lugar de depósito final que determinó la Procuraduría de Protección al Ambiente”, dijo.

Indicó que las muestras permitirán calcular el proceso de evolución y expansión de la planta acuática en un entorno completamente favorable, como lo es la sabana de Chetumal.

Gerald Islebe expresó que la laguna está invadida por plantas adultas, jóvenes y pequeñas, pero no se tiene un estimado de edad de la especie en cada etapa; sin embargo, se calcula que una planta entre cinco a 10 centímetros tiene entre dos a tres semanas de vida.

“En total recolectamos 48 metros cúbicos, los estudios nos ayudarán a determinar la etapa de desarrollo que tienen las plantas en las diversas zonas de la sabana”, dijo.

Expresó que con un análisis preliminar, se determinó que la composición de la planta es de 80% agua y 20% materia orgánica, y los resultados le permitieron a la PPA calcular que en las aproximadamente cinco hectáreas de la sabana existen mil 900 toneladas de lechuga de agua.

Autoridades de los tres niveles de gobierno, coordinados por la PPA, iniciaron el pasado martes con labores para retirar la lechuga de agua, que en un lapso de cinco meses, formó una alfombra verde en la sabana ubicada al noroeste de la capital, que impidió la entrada de luz y oxígeno, vital para la flora y fauna del sitio.