Alejandra Carrión/SIPSE

CHETUMAL, Q. Roo.- Solo tres municipios de la entidad de 11, cuentan con un plan de acción climática y la Ley de cambio climático no se encuentra adaptada a lo que se vive actualmente con el medio ambiente.

Santy Montemayor Castillo, de la Comisión de Medio Ambiente del Congreso del Estado, reconoció que a pesar de trabajar con leyes “viejitas”, Alfredo Arellano, titular de la Secretaría de Medio Ambiente (SEMA) en el Estado ha trabajado de manera “excelente”, poniéndole incluso una calificación de 9.8.

También te puede interesar: Ejidatarios levantan actas contra Área Natural Protegida

Mencionó que los municipios con el programa de acción climática son Benito Juárez, Cozumel y Bacalar, y estos dos últimos municipios aun no han sido aprobados.

Cuestionada sobre el trabajo y la calificación que le da al trabajo de Alfredo Arellano, titular de SEMA a un año del actual Gobierno, indicó que está “súper satisfecha”, y del 1 al 10, dijo que le da un 9.8 de calificación.

Sin embargo, de acuerdo con el informe sobre la situación del medio ambiente en México de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), indica que los impactos que traería el cambio climático serían a la agricultura, sector hídrico, costero, intensidad de tormentas y clima severo, ecosistemas y biodiversidad.

En uno de sus apartados, indica que el incremento del nivel del mar de hasta dos metros podría afectar los ambientes costeros causando inundaciones, pérdida de humedales, erosión, intrusión de agua salada en los acuíferos y aumento en los niveles freáticos. En el caso del incremento del nivel del mar, la superficie nacional afectada alcanzaría más de 29 mil km2, siendo Campeche, Sinaloa y Quintana Roo los estados más afectados, de esos tres Estados, Quintana Roo perdería el 11.9 % de su superficie costera.

Pero además de verse afectadas diversas áreas del medio ambiente, también se reflejaría en la salud de los habitantes quintanarroenses.

Un estudio realizado por la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), que a mitad de año presentó al sector salud el estudio “Diagnostico y Evaluación de la Vulnerabilidad en Salud ante el Cambio Climático”, donde se da a conocer la vulnerabilidad de los habitantes de los municipios de Othón P. Blanco, Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas, derivado de diversas enfermedades entre ellas: infecciones respiratorias agudas, enfermedades por vector y golpes de calor.

En esos municipios, existen más de 408 mil habitantes susceptibles  por las constantes modificaciones que tienen las condiciones naturales que controlan los factores epidemiológicos.