Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La temporada alta de la influenza 2017-2018 concluyó en la semana epidemiológica número 20 con 24 casos, más de 800 muestras sospechosas y cero defunciones, siendo la más baja comparada con los dos periodos pasados.

El informe semana de la influenza, emitido por la Dirección General de Epidemiología, reportó que Quintana Roo ocupa los últimos cinco lugares del país con el menor número de casos del virus de la influenza en la temporada alta.

También te puede interesar: Confirman 21 casos de influenza en Quintana Roo

En la temporada alta 2016-2017, la entidad concluyó con 87 casos y tres defunciones; y en la temporada 2015-2016, concluyó con 122 casos y nueve defunciones.

Los Estados con menos casos del virus en la temporada que concluye es Campeche (10 casos), Tabasco (21), Chiapas (21) y Quintana Roo (24).

A nivel nacional se han confirmado tres mil 550 casos, 133 defunciones y existen más de 33 mil muestras sospechosas que están siendo analizadas por los laboratorios estatales para confirmar o descartar casos de influenza.

Alejandra Aguirre Crespo, titular de la Secretaría Estatal de Salud (Sesa), indicó que la vacunación contra el virus inició el pasado 16 de octubre de 2017 con la aplicación de 336 mil 387 dosis; la campaña concluyó el pasado mes de marzo del presente año.

Del total de  biológicos, 174 mil 600 correspondió su aplicación a la Sesa, 137 mil 787 al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y 24 mil al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste).

Recordó que los síntomas de la influenza es fiebre mayor a 38 grados centígrados, dolor de cabeza, dolor de garganta y escurrimiento nasal.

Recomendó a las personas que están consideradas dentro del grupo de riesgo a acudir a su unidad de salud para recibir la dosis contra la influenza.

Resaltó que el grupo susceptible al virus son los menores de cinco años, personas de la tercera edad, enfermos crónicos degenerativos embarazadas, obesos, asma no controlada, artritis, problemas cardiacos, renales, enfermedades pulmonares crónicas, entre otras personas con problemas de inmunodepresión así como personal de salud.