Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En los últimos tres años, se han puesto en veda 18 mil 880.321 hectáreas de terrenos forestales en  Quintana Roo, todos por incendio provocados.

Bacalar y Othón P Blanco encabeza la lista de municipios con mayor número de hectáreas afectadas, seguidos de Solidaridad y Lázaro Cárdenas.

También te puede interesar:

Rafael León Negrete, gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), informó que las quemas corresponden al periodo entre 2015 y 2016, y en la superficie siniestrada, no se otorgará permiso de cambio de uso de suelo hasta después de 20 años; durante 2017, no se detectó ninguna quema que haya sido provocada.

Dijo que agregó que el municipio con el mayor número de superficie en veda por incendios provocados, fue Bacalar, con 11 mil 524.213 hectáreas, debido a dos incendios, “Complejo Río Verde”, con 11 mil 034.282 hectáreas, y “Valentín Gómez”, con 489.931 hectáreas, polígonos en los que años anteriores también se presentaron quemas de manera recurrente.

Señaló que en Othón P. Blanco, fueron mil 347.748 hectáreas, debido a los incendios “El maquech I” y “San Isidro”, en esos siniestros, detectaron que mientras avanzaban para sofocar el fuego, más adelante, de manera recurrente, se presentaban nuevos siniestros.

“En Solidaridad, fueron cinco mil 926.36 hectáreas, por el siniestro ‘Complejo Tunich Há’, en 2015 hubo un incendio de grandes proporciones, mismo lugar que en 2012 y 2013, también se presentaron siniestros, así como personas que poco a poco llegaban a posicionarse de los terrenos, así como con el paso del tiempo, pudieran solicitar el permiso d cambio de uso de suelo”.

Precisó que en el municipio de Lázaro Cárdenas, la superficie en veda es de 82 hectáreas, a causa del siniestro “Holbox”, donde la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) se encargó de manera directa de determinar que el incendio fue provocado por la mano del hombre para un fin específico.

Durante 2017, en toda la geografía estatal se siniestraron más de nueve mil 500 hectáreas en 59 incendios, pero las autoridades determinaron que en ningún caso se usó el fuego para un fin diferente a lo prevé la Ley de Quemas y Prevención de Incendios Forestales del Estado; todas fueron quemas agropecuarias o por derechos de vía, pero ninguna que supusiera un cambio de uso de suelo.