Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los microempresarios de la industria panificadora en Chetumal prevén un aumento del 30% en sus ventas con motivo de la celebración del “Día de Reyes”, última fecha de la venta de pan de temporada.

Luis Alfonso Protonotario Sabido, delegado de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), en Quintana Roo, informó que se encuentran listos para abastecer a la ciudadanía con las deliciosas roscas para celebrar la llegada de los Tres Reyes Magos a Belém para conocer al Hijo de Dios; ventas que calculan inicien desde mañana viernes y finalicen hasta el próximo lunes, cuando inicien labores tanto dependencias de gobierno como instituciones educativas.

También te puede interesar: ¡Todo listo! Partirán rosca de reyes de casi medio kilómetro

“En esos días registramos el último incremento en nuestras ventas, y al igual que en los años anteriores, esperamos que las familias opten por consumir una rosca de calidad, por llevar a sus hogares un producto elaborado de manera artesanal y local”, dijo.

Agregó que en los grandes supermercados ya se encuentra a la venta la rosca de reyes, lo que definitivamente representa una competencia desleal, pero los productores locales han sabido afrontar esa situación con una mayor variedad e innovación a la producción.

Reconoció que en el caso de la panificadora de su propiedad, “La Invencible”, aquellos años en los que se logró vender hasta mil roscas en un lapso de tres días ya quedaron en el pasado, tan solo el año pasado lograron comercializar entre 400 a 450 piezas, entre chicas, medianas y grandes.

Precisó que esa situación se acentuó en las demás panificadoras de la localidad, pero con ingenio, esmero y calidad, las perspectivas de ventas son del 30%, porcentaje similar con relación al año pasado por la misma celebración.

Protonotario Sabido expresó que después de estas fechas, finaliza la temporada alta para la industria panificadora, que fue noviembre, diciembre y enero, por la venta del pan de temporada.

“Finalizando enero, viene una debacle total, se nos junta todo, el incremento en los insumos, impuestos, en fin, ni el clima nos ayuda, con la llegada del calor, las personas consumen menos pan”.

Desde 2016, a nivel nacional, la industria panificadora ha registrado una pendiente a la baja, en ese año bajó 3.4%, el año pasado registró 3.61%, también a la baja, y se prevé que a mediados de 2018, pudiera llegar hasta 3.8%, lo que resultará una pérdida significativa.