Javier Ortiz/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los aproximadamente 20 usuarios que acuden diariamente a la clínica de salud de Xul-Há, tienen que conseguir sus medicamentos por su cuenta, porque desde hace más de cuatro años que no les surten sus recetas.

Mayra Cantú Persona, presidenta del Comité de Salud de esa demarcación, señaló que quienes más sufren esta escasez, son los 50 enfermos diabéticos que consultan en esa clínica, porque tienen que buscar por sus propios medios los medicamentos que les recetan o acuden a la capital del estado para que se los proporcionen como parte del tratamiento que reciben.

También te puede interesar: Casa de salud, sin medicinas para enfermedades degenerativas

Dijo que a pesar que se encuentran a escasos 15 kilómetros de la capital del estado, no les proporcionan ni paracetamol y para los pacientes con infecciones, sólo les proporcionan receta y lo tienen que conseguir por su cuenta.

Citó como ejemplo el caso de una persona de la tercera edad que sufrió una herida con machete cuando limpiaba un terreno, a pesar de la enorme herida que presentaba no lo pudieron atender porque no contaban con material esterilizado y se tuvo que retirar.

Indicó que las personas acuden porque son beneficiadas con el programa Prospera y reciben pláticas y seguimiento a programas que contempla este programa, pero los que consultan por alguna dolencia, sólo lo hacen quienes no tienen los medios para buscar atención médica en otro lado.

Señaló que cuentan con dos doctores en esa clínica y un pasante, pero aun así no se dan abasto porque sólo reparten algunas fichas, "normalmente la gente va sábado o domingo a consultar porque es más rápido”, dijo.

En ocasiones, personas altruistas que conocen la problemática que atraviesan los pacientes para conseguir sus medicamentos, se los proporcionan o lo gestionan ante algunas instancias, pero son contadas veces, enfatizó.

Señaló que en el caso de los diabéticos, son quienes más sufren por la falta de los medicamentos relacionados con su enfermedad, lo que altera el tratamiento que deben recibir, por lo que se ven obligados a acudir al Hospital General, para que les proporcionan el medicamento que requieren, aunque eso significa un gasto extra que lesiona su escasa economía. No fue posible localizar al subsecretario de Salud, Luis Ángel Blanco Márquez.