Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los productores de caña en la ribera del Río Hondo temen que los cortadores de caña se ausenten durante los últimos días de marzo, que corresponde a la “Semana Santa”.

Los presidentes de las agrupaciones cañeras analizan la posibilidad de pagar “una compensación” para quienes acudan a cumplir con su jornada, considerando el retraso que existe en la zafra 2017-2018.

También te puede interesar: Productores apoyan a jornaleros por retraso de corte de caña

Benjamín Gutiérrez Reyes, presidente de la Asociación Local de Productores de Caña de la CNPR, consideró que ya existe un retraso de más de un mes, debido a las constantes fallas de la fábrica, a las que se le estarían sumando las inclemencias del tiempo y ahora las “vacaciones”.

“El retraso ha propiciado una desventaja en la comercialización de los productores de casi el 80%, aunado a que hemos perdido mucha mano de obra porque al no haber ganancias para los cortadores, se regresan a sus estados de origen como Chiapas y Tabasco”, indicó.

Aarón Renteral Campos, presidente de la Unión Local de Productores cañeros de la CNC, señaló que “es normal” que la mano abandone cuando la situación no le es redituable, pero siempre regresan cuando la “cosa mejora”.

“No nos espantamos de que se vayan y regresen, esta situación es algo en lo que cabe normal, el problema es tomar acciones para lo que sigue, porque considerando el tiempo de la zafra podrían ya no regresar y las máquinas cosechadoras serían insuficientes”, dijo.

Ambos representantes coincidieron al manifestar que el sueldo promedio de un cortador de caña es de 400 por día, aunque implica varias horas de “jornal”, aunque aún no han decidido de cuánto sería el aumento que podrían darles del 29 de marzo al 1 de abril.

Asimismo explicaron que cada cortador siega alrededor de dos toneladas y media cada día y el rendimiento dependerá siempre de la temperatura que se presente.

En las tres zonas cañeras tiene alrededor de dos mil 800 cortadores y con la falta de mano de obra, baja hasta 200 cortadores, por lo que existe confianza en que no disminuya el número de cortadores porque el aumento de dinero se tratará de que sea significativo.