Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Las 27 obras pictóricas que conformaron la exposición infantil y juvenil “Dulce Piña” en el Fuerte de Bacalar, causaron admiración entre turistas, principalmente extranjeros, que adquirieron algunos de los trabajos.

Guadalupe Antonia Martínez Rosas, promotora cultural, indicó que los pequeños forman parte del Taller de Artes Plásticas Uku´Ts´Unu´Un (nido de colibrí) de la comunidad de Pedro A. Santos que promueven sus obras desde el 28 de febrero hasta el próximo 20 de marzo.

También te puede interesar: Artesanías de Bacalar conquistan mercado del norte de Q. Roo

Dijo que los pequeños entre tres y 12 años de edad, han mostrado su vocación por el arte, que les ha llevado a realizar trabajos que causan la administración de los turistas que llegan a la fortificación.

Las obras vendidas son: “El piñal de mi abuelo” y uno más que no lleva título, las cuales fueron elaborados con la técnica de acrílico sobre tela. Desde ese día es motivo de visita de estudiantes de los diferentes niveles educativos.

El primer trabajo corresponde a Erika Anduaga Vázquez de 10 años de edad y el otro de Shelby Gil Lucas de siete años de edad, que conquistó a un grupo de visitantes del país de Francia y no dudaron en adquirirlo como recuerdo de su visita al Pueblo Mágico.

Gran parte de los trabajos trató de imágenes de piña, una de las actividades preponderantes donde los pequeños forman parte fundamental en su cultivo, así como de la laguna de los Siete Colores con la majestuosidad de sus colores.

Una de las pequeñas artistas, ganó un concurso de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el año pasado en el que quedó en tercer lugar a nivel nacional y desde entonces mantiene su participación en distintos concursos de este tipo.

Mientras que la niña autora de “El piñal de mi abuelo”, ocupó el primer lugar en un concurso nacional convocado por la Comisión Nacional Forestal (Conafor), así como otros reconocimientos por el trabajo que realiza con acrílico sobre tela. La exposición permanecerá dos semanas más, en el que los visitantes podrán adquirir las obras de los pequeños.