Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los hombres de Chiapas, Campeche y Veracruz que llegaron en diciembre del año pasado para trabajar en el corte de caña están abandonando las labores y regresando a sus lugares de origen.

Benjamín Gutiérrez Reyes, presidente de la Asociación de Productores de Caña de la CNPR, informó que los retrasos en la zafra, a consecuencias de las fallas del Ingenio San Rafael de Pucté, han provocado que los ingresos de los cortadores se reduzcan drásticamente.

También te puede interesar: Llegan mil 200 cortadores de caña a Quintana Roo

“Se nos está yendo la mano de obra, al detenerse la molienda en la fábrica, se detiene las quema de las parcelas y por ende se detiene el corte de caña, los cortadores se van porque 50 pesos al día no redituable”, señaló.

El sueldo promedio de un cortador es de 400 pesos al día, aunque implique largas horas en el corte.

Señaló que la desbandada de cortadores representa pérdidas para los productores, porque se hacen gastos para traerlos al estado a trabajar.

“Si estos se van, tendremos que hacer otro gasto para buscar más cortadores”, dijo.

Por su parte, Armando Mosqueda Júnes secretario General de la Unión de Productores de Caña de la CNC, señaló que desde que inicia la zafra en el comité de producción se especifica por parte del ingenio cual es la capacidad de molienda en base a la producción estimada de este año, y así de busca la mano de obra necesaria.

“Si nos dicen que el ingenio va moler diez mil toneladas de caña diariamente, tenemos que buscar la gente que corte toda esa caña, pero si la buscamos y el ingenio muele sólo de cinco a siete toneladas por fallas, entonces hay un exceso de mano de obra que ya no gana lo suficiente”, comentó.

Dijo que se buscará que el ingenio se haga responsable por los gastos que se necesiten para reponer la mano de obra que se está regresando a sus estados de origen, ya que de reactivarse las diez mil toneladas de molienda diarias, la mano de obra será la que hará falta.