Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En un hábitat nuevo e inusual, en el sedimento del suelo acumulado en el borde de las calles, investigadores de Chetumal descubrieron una nueva especie de tardígrado, que nombraron, Doryphoribiuschetumalensis.

Wilberth Andrés Pérez Pech, estudiante del Instituto Tecnológico de Chetumal (Itch), informó que la especie es un animal multicelular diminuto (tardígrados), lo que demuestra que los tardígrados (ositos marinos), pueden vivir en este hábitat, así como la amplia capacidad para tolerar ambientes adversos y sobrevivir en entornes con alto impacto antropogénico, conjunto de efectos producidos por las actividades humanas en el medio ambiente de la tierra.

También te puede interesar: Reciben beca alimenticia alumnos del Itch

Señaló que estos organismos microscópicos, con menos de un milímetro de longitud, son muy poco conocidos en México y a nivel mundial, pero pueden ser utilizados como indicadores de perturbación ambiental, así como en posibles aplicaciones médicas.

“Hicimos el registro del organismo en la ciudad, trabajamos en el proceso de identificación taxonómica y lo nombramos Doryphoribiuschetumalensis porque habita sobre el asfalto y polvo de las carreteras de la ciudad de Chetumal”.

Dijo que después de haberlo descubierto y darle nombre, ahora trabajan en el estudio ecológico para determinar el motivo de la presencia de este organismo en el entorno, para precisar si indica algún cambio en el ambiente.

Pérez Pech, añadió que Doryphoribiuschetumalensis, difiere de todas las otras especies del género por tener una base bulbosa ampliada y ancha de las garras; entre los Doryphoribius, pertenece al grupo Zappalai, y se distingue de la especie en este grupo, no solo en la forma de la garra, sino también por el color naranja del cuerpo, cutícula lisa, ausencia de un diente en la pared del anillo bucal y la ausencia de lúnulas debajo de las garras.

El alumno egresado de la licenciatura en Bilogía del Itch, agregó que encontraron este organismo durante su trabajo de tesis y con apoyo del investigador Roberto Guidetti, de la Universidad de Módena, Italia.

Este es el primer registro de tardígrados, identificados a nivel de especie en el Estado de Quintana Roo.