Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Dos de cada 10 niños faltan a clases mensualmente porque no tienen para sus desayunos; lo que ha provocado que hoy en la zona rural, se encuentren niños más desnutridos.

De acuerdo a la organización “La Infancia Cuenta. Red por los derechos de la Infancia en México” (Redim), en Quintana Roo de 2012 a 2015, registró más de 20 mil niños con desnutrición. Los infantes pertenecen especialmente a las zonas rurales de los municipios de la zona centro y sur del estado.

También te puede interesar: Carecen de internet 130 telesecundarias de Q. Roo

Alejandro Castillo Aguilar, director de una telesecundaria de la comunidad de Pantera, en el municipio de Bacalar, afirmó que es un grave problema que se ha estado asentando desde hace tres años a la fecha. Resaltó que las autoridades no están atendiendo la falta de acceso a la alimentación en las comunidades más alejadas de la entidad.

“Nadie ha estado pendiente de la situación de los menores  en las comunidades rurales. Sin niños de familias que viven en la pobreza, y que no van a clases con regularidad porque no tienen para comer. El frío no ha sido impedimento para que falten, sino la  falta de comida”, dijo.

Indicó que es necesario que las autoridades aterricen programas que ayuden a cientos de familias que están padeciendo para comer, el campo no es tan productivo como antes.

“Es increíble, ver que las madres de familia lloran porque no tiene para un bocado y mandar a sus hijos a la escuela. Esa es la razón principal del ausentismo en estos últimos meses, no el fuerte frío que se siente en las comunidades cada que bajan las temperaturas”, dijo.

Comentó que en las comunidades rurales, la educación indígena y las telesecundarias son las más abandonadas por parte del sector educativo, y es necesario que las autoridades de los tres niveles de gobierno pongan atención a la problemática que se está presentando en las poblaciones, pues no nada más existe la necesidad de comida, sino que los papás están migrando a la zona norte de la ciudad en busca de ingresos económicos.

“Eso está originando un descuido impresionante en los alumnos y jóvenes de las comunidades. Hoy existen alumnos que están desnutridos, con medidas y tallas más bajas de las normales, también ya vemos casos de niños que están siendo víctimas de delincuentes al inmiscuirlos en las drogas, alcohol, etc.”, finalizó.