Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El diputado Juan Ortiz Vallejo presentó, ayer, una iniciativa de reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial, que busca restar atribuciones al presidente del Poder Judicial, y establecer que no podrá ser presidente del Consejo de la Judicatura.

La propuesta que incluye la adición de la fracción III al artículo 21; derogación de la fracción III del artículo 45; reforma a los artículos 87 y 90 de la mencionada ley, afirma que el hecho de que una persona distinta encabece el Consejo de la Judicatura, garantiza una mayor independencia en las decisiones en materia de impartición de justicia.

También te puede interesar: Por falta de diputados, no aprueban reforma en Justicia Laboral

La iniciativa fue enviada a la Comisión de Justicia, encabezada por el diputado Carlos Mario Villanueva Tenorio, para su análisis y posterior dictamen.

Esta iniciativa se suma a otras dos iniciativas presentadas recientemente que busca reformar la misma ley, una para profesionalizar la designación de jueces y la otra para eliminar el fuero que aún mantienen los magistrados y jueces.

En la misma sesión, la XV Legislatura siguió con la atención de los informes de resultado de la revisión de las Cuentas Públicas 2016, con la aprobación de seis organismos de la administración estatal.

El primero correspondió al Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos que reportó ingresos por 297.7 millones de pesos y egresos (gastos) por 267.3 millones.

También el Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología con ingresos por 40.8 millones y egresos por 50.1 millones de pesos. En este caso, quedaron pendientes por solventar observaciones por 60 mil 850 pesos.

Otra cuenta pública fue la del Instituto de Infraestructura Física Educativa con ingresos por 33.6 millones y gastos por 30.8 millones de pesos.

El Instituto para la Educación de Jóvenes y Adultos reportó ingresos por 91.9 millones y egresos por 91.1 millones de pesos, además de que las autoridades no lograron subsanar observaciones 404 mil 113 pesos.

Las otras dos cuentas públicas aprobadas, correspondieron al Instituto para Desarrollo y Financiamiento del Estado, con ingresos y egresos por nueve millones de pesos; y al Instituto Quintanarroense de la Mujer con un presupuesto ejercido de 49 millones de pesos; ambas sin observaciones.