Ángel Villegas/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Este lunes, el "rebaño sagrado" dio inicio a su preparación de pretemporada, con miras a lo que será el Torneo Clausura 2018 de la Liga MX.

La pesadilla ya quedó en el pasado. Nadie se acuerda de lo ocurrido en la Apertura 2017. Borrón y cuenta nueva, las Chivas lo tienen muy claro: otro fracaso, imposible.

Su ‘pastor’, Matías Almeyda, está consciente que en el próximo Clausura 2018, como ocurre en cada torneo, deben honrar su gloriosa historia y enaltecer el prestigio que los distingue en el balompié nacional.

También te puede interesar: Chivas del Guadalajara arrancan pretemporada en Quintana Roo

Los objetivos son los mismos: títulos en todas las competencias en las que participen, comenzando por la Liga MX, además de la Liga de Campeones de la Concacaf. El año que viene luce ajetreado, cargado de nuevas ilusiones, con una insaciable sed de revancha.

Para no dejar duda, el primer día de entrenamiento en su ‘búnker’, su acostumbrada sede en este destino turístico, el Hotel Moon Palace, fue a tope, al más alto nivel, con sesión de gimnasio, ejercicios de fuerza divididos en cuatro circuitos, con seis estaciones cada uno, bajo la supervisión del preparador físico, Guido Bonini.

Más tarde, en medio de un espectacular paisaje, el chiverío se trasladó a la playa, donde trabajó fondo físico, trote con variación de ritmo y distancia.

El primer obstáculo en el Clausura, se llama Toluca, el 7 de enero, en el mismísimo ‘infierno’, el Estadio ‘Nemesio Díez’. Chivas sabe que ahora sí, ya no tiene margen de error, desde el arranque de la competencia.