Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Repartidor de pizzas dejó a una familia sin su desayuno cuando no respetó la señal de alto y chocó contra un auto que circulaba con la preferencia de paso, el impacto se agravó porque el pavimento estaba mojada por la lluvia de la mañana; el motociclista fue trasladado al nosocomio para su valoración.

De acuerdo a los datos proporcionados por las autoridades, a las 8 horas del pasado lunes, Joaquín "N" circulaba a exceso de velocidad por la calle Belmopán, en las inmediaciones del fraccionamiento Centenario, a bordo de la motocicleta Yamaha, color azul, con matrícula RFR3T, perteneciente a una pizzeria, para dejar un pedido a domicilio.

También te puede interesar: ¡Por un perro! Derriba una palmera y una luminaria

Sin embargo al llegar al cruce con la calle 14, no respetó el alto marcado e invadió la vía con preferencia de paso, tras lo cual se impactó en el costado izquierdo del vehículo marca Nissan tipo Tsuru banco con placas de circulación UVK-595-D, conducido por Manuel "N". Tras el golpe, el motociclista cayó al suelo, lesionándose el rostro y ambas manos.

El auto quedó con una abolladura en la portezuela del lado del conductor y se quebró el cristal del mismo lado; el conductor no presentó lesiones de gravedad.

Vecinos inmediatamente pidieron el apoyo de los cuerpos de emergencia, llegando al lugar paramédicos de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas, quienes le brindaron las primeras atenciones médicas al motociclista y lo trasladaron al Seguro Social para su debida revisión por un especialista.

En tanto, el  conductor del Nissan Tsuru dijo que se dirigía a la comunidad de Bacalar a terminar un trabajo, ya que se dedica a la construcción de palapas, pero por el accidente llegaría atrasado.

Las unidades fueron remolcadas al corralón, mientras el responsable se recupera y llega a un acuerdo para el pago de daños.

Los otros afectados fueron los miembros de la familia que pidió una pizza para desayunar y se quedó sin alimento alguno.

Los vehículos fueron trasladados al corralón, mientras que el caso fue puesto en manos del fiscal del Ministerio Público el deslinde de responsabilidades.