Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Clara Guerra y Javier Reséndiz iniciaron un viaje en bicicleta desde Tijuana, Baja California, el pasado 3 de septiembre; el jueves 21 de diciembre concluyeron su travesía en esta ciudad y luego de pedalear aproximadamente tres mil 800 kilómetros por territorio nacional.

Ambos radican en Playa del Carmen desde hace casi siete años, donde crearon el colectivo Bicineta, por medio del cual cada miércoles realizan una rodada nocturna con el fin de fomentar el uso de este vehículo; sin embargo, ahora sus deseos para que más gente utilice la bicicleta como medio de transporte, fue llevado a varios estados de la República Mexicana por medio del proyecto que nombraron “Ciclistas por México”.

También te puede interesar: Atleta con discapacidad llega a Cancún en bici adaptada (Video)

A su llegada a la ciudad narraron su experiencia, en la que se encontraron con un sinnúmero de anécdotas, tanto negativas, pero mayormente positivas.

“Nos dimos cuenta que la bicicleta es mayor respetada como vehículo porque resulta que en estados como Chiapas y Oaxaca, donde constantemente cierran las carreteras y no dejan pasar a nadie, a nosotros nos dejaban pasar sin problemas y hasta nos deseaban buen viaje, eso fue algo muy llamativo”, contó Javier Reséndiz.

El trayecto tuvo una dificultad al principio, cuando Javier sufrió un accidente en la espinilla derecha, por lo que no tuvieron más opción que trasladarse de Sinaloa a la Ciudad de México en un vehículo automotor; sin embargo, luego de la recuperación se prosiguió con el programa y de esta manera se atravesaron los territorios del Estado de México, Tlaxcala, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y finalmente Quintana Roo por el municipio de Tulum.

Aunque Javier ya sumó su tercera travesía de este tipo, luego de realizar uno que comprendió de Playa del Carmen al Tikal, Guatemala, y otro que hizo por Europa, para Clara Guerra fue el primero; sin embargo, pese a que confesó que al principio fue complicado, ahora se encuentra convencida de realizar otro.

Cada día pedaleaban entre 60 a 110 kilómetros y se bebían hasta cuatro litros de agua por jornada, además tomaban un descanso prolongado por las noches en una casa de campaña que cargaban o en algún hogar donde los recibían.

De vuelta a la cotidianidad de Playa del Carmen, explicaron que la situación de la movilidad para un ciclista es mejor en esta ciudad en comparación con otras partes de México, pero recalcaron que se puede mejorar.