Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- A una semana de que el triatleta español de élite internacional Víctor Arroyo Bugallo sufriera un terrible accidente en la ciclovía de Cozumel, hasta el momento las autoridades municipales, no han tomado cartas en el asunto para evitar que este espacio dedicado a los ciclistas siga siendo utilizado por motocicletas, automóviles y hasta camiones.

En un recorrido alrededor de la isla este fin de semana, se pudo constatar que no se ha realizado una sola acción para mejorar la situación.

También te puede interesar: Esperan permisos para iniciar construcción de ciclovía

En algunos sectores, las líneas que delimitan los carriles para las bicicletas ya han desaparecido por falta de mantenimiento.

Víctor Arroyo chocó el 10 de marzo contra una camioneta de carga que permanecía estacionada sobre la ciclovía a unos metros de la entrada del Centro Arqueológico de la Cultura Maya “San Gervasio”, lo que lo deja fuera de competencias de triatlón varios meses.

Sin restricciones

Ayer, en un recorrido por la ciclovía que bordea las carreteras transversal, oriente y sur, se pudo constatar que no hay restricción alguna, sobre todo para los motociclistas que hacen uso de este espacio.

Justo en el punto en que Arroyo Bugallo sufrió el accidente, se observó a un par de turistas norteamericanos que sintiéndose a salvo, se hallaban detenidos sobre la ciclovía consultado un mapa. Grande fue su sorpresa cuando una motocicleta B61-FV pasó junto a ellos a gran velocidad.

Ya sobre la vía oriental, varios turistas y locales fueron captados cuando se desplazaban a bordo de motocicletas. Uno de estos vehículos portaba placas VFV2P del estado de Quintana Roo.