Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- La delegada del INAH en Quintana Roo, Adriana Velázquez Morlet indicó que esa dependencia autorizó en su momento la construcción de la ciclovía y reparación de la carretera costera que atraviesa el Parque Nacional Tulum. Actualmente ese camino se encuentra deteriorado y hasta el momento ninguna dependencia señala si habrá reparación. La ciclovía fue cancelada su construcción por parte del Ayuntamiento.

Prestadores de servicios han señalado el deterioro que viene afectando la carpeta asfáltica del camino, y más recientemente se debe a las lluvias de las últimas semanas, lo que va en detrimento del propio parque, toda vez que se obtienen recursos para esa instancia con la venta de brazaletes por los servicio que ocupa el turista y se prestan al interior del parque, pero que no ofrece infraestructura o servicios básicos.

También te puede interesar: Carrillo Puerto contará con nueva ruta de ciclovía

Los prestadores mencionados refieren que las restricciones impiden llevar a cabo muchas cosas al interior de parque, entre ellas la reparación del camino y la terminación de la ciclovía. Los trabajos de esta última infraestructura se vieron interrumpidos y a la fecha, el lado donde se construiría presenta deterioro el asfalto.

En este sentido, Velázquez Morlet, aseguró que la dependencia que tiene a su cargo no se opuso a que se arreglara la carretera que atraviesa el parque y conecta con la avenida Cobá sur. “Eso no es verdad, nosotros dimos la autorización oportunamente, pero la pasada administración estatal no terminó los trabajos”, aseguró.

Los permisos del INAH se otorgaron para la reparación de la carretera y la construcción de la ciclovía, detalló. También indicó que si se deseara hacer la reparación de ese camino, se tiene la autorización. Reiteró que para la ciclovía sí se autorizó por el INAH en su momento la construcción. Pero eso fue parte de un proyecto posterior que efectivamente no se hizo.

El Ayuntamiento tenía proyectado tres kilómetros de ciclovía el año pasado, en dos etapas, con recursos del Derecho de Uso de Zona Arqueológica (DUZA) que se llevaron a Cobá, lo cual ya tenían autorizado. También el Ayuntamiento de Tulum presentó un proyecto de iluminación con equipos solares para esa misma vialidad que no se concretó.