Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La Fiscalía General del Estado (FGE) investiga un caso de corrupción de menores, luego de que un ciudadano denunció que hay una mujer que ofrece a sus dos hijas menores de edad a operadores de combis, en una ruta que se ubica al sureste de la ciudad.

La denuncia quedó estancada por varias semanas porque los funcionarios desconocían el delito, ya que en el personal de atención temprana remitió el expediente a la Unidad de Delitos Diversos, cuando debió de pasarlo a la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres y por Razón de Género (Feamrg).

También te puede interesar: Regresaba de llevar a su hijo a la escuela cuando fue baleado

El señor O.G.R., se presentó a las oficinas de Novedades Quintana Roo, porque desde el 12 de abril, día en que interpuso la denuncia por el delito de corrupción de menores, las autoridades no le han dado seguimiento.

De hecho, la Fiscalía especializada que atiende estos casos desconocía de dicha denuncia, ya que a ellos nunca les fue remitido el expediente.

La carpeta de investigación que se inició fue la FGE/QR/CAN/UTA/04/1549/2018; fue levantada por la Unidad de Atención Temprana, posteriormente fue remitida a la Unidad de Delitos Diversos para que se investigara, pero dicha unidad no está facultada para indagar estos delitos.

La denuncia señala a operadores de transporte público en varios paraderos, especialmente los de las regiones 95, 96, 97, 99, fraccionamiento Jardines del Sur, entre otros, que compran los servicios sexuales de dos menores de edad.

El documento señaló que una mujer, al parecer mamá de las menores de edad, de complexión robusta, de 1.60 de estatura, cabello castaño, pasa a determinadas horas por los paraderos para cobrar a los choferes el servicio sexual de las menores.

La mujer tiene cuatro hijas, dos gemelas de 13 años, una de 15 y otra de 16 años; el denunciante sabe que a todas las prostituye con los operadores.