Agencia
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- A la hora de buscar nuevos horizontes o de iniciar la experiencia laboral dentro o fuera de Quintana Roo, una de las mejores herramientas con las que se cuenta en internet es Linkedin, pero ojo, porque si no la usas bien, tu currículum puede perderse en el mar de usuarios de esta red social. 

El análisis de lo que cada uno vende de sí mismo en Internet se ha convertido en un rastro muy valioso para los reclutadores, afirma el portal del periódico español El País.

“Es un análisis silencioso y efectivo”, asegura Álex López, formador de Linkedin en IESE Business School. Él no trabaja a sueldo de esta red social, pero supo ver a tiempo su poder en los procesos de selección en países como Estados Unidos y ya ha formado a más de mil directores de recursos humanos de compañías españolas y a más de 500 en Latinoamérica. 

“Sin una cuenta de Linkedin te quedas fuera de las selecciones y con una mal gestionada, probablemente también”

“Sin una cuenta de Linkedin te quedas fuera de las selecciones y con una mal gestionada, probablemente también”, señala López. 

También te puede interesar: Aumenta la oferta laboral, falta quién ocupe las vacantes

El 73% de los reclutadores ya utiliza Internet para encontrar a sus futuros empleados, según un informe de Adecco de 2014 en el que consultaron a mil 500 responsables de recursos humanos de todo el mundo.

Linkedin no permite mandar mensajes directos a personas que no han aceptado previamente la solicitud de amistad. Se puede utilizar el mes de prueba en el que la plataforma permite enviar varios mensajes a cualquier usuario de forma gratuita.

Tener una cuenta no basta

Abrir una cuenta en Linkedin no es suficiente para que los llamados net hunters te encuentren. “Su misión es rastrear las redes sociales de los usuarios durante meses para analizar su comportamiento y aptitudes. Cuando la empresa da la orden de contrato, contactan con los elegidos”, cuenta Álex López. 

Para no quedarse fuera es esencial conseguir un buen posicionamiento (el conocido SEO) y para ello hay que cumplir una serie de normas. Estas son las recomendaciones que propone este experto:

- Un buen titular: además del nombre y apellidos, el encabezamiento consta de una frase de entre 120 y 140 caracteres en la que se debe definir la especialidad del candidato. “Tiene que estar muy bien descrito e ir al grano. Hay que ser sincero y no hinchar el cargo que se tiene o se ha tenido”, explica López. La foto tiene que ser profesional. “Un buen truco es echar un vistazo a los perfiles de los empleados de las empresas en las que se quiere trabajar y ver su código. Habrá bufetes de abogados de traje y otros más informales”.

 - Logros con datos: el apartado extracto es clave. No se trata de contar la historia humana y los valores del candidato, sino sus logros profesionales o académicos con datos concretos. 

“Hay que detallar proyectos en los que ha participado, resultados de departamentos en los que ha trabajado, premios obtenidos o idiomas que maneja. Consiste en contar en cinco líneas por qué le deberían contratar, en qué ha destacado”, explica el experto. Añadir un documento de algún proyecto concreto, el enlace a un vídeo y añadir a otros miembros del equipo aporta valor.

- Crear aptitudes nuevas: hay tres elementos esenciales para el SEO; la definición del cargo en la cabecera, el extracto y las aptitudes. “Son los espacios que más pesan a la hora de realizar las búsquedas. Lo más importante es escoger una o dos palabras clave con las que queramos que nos encuentren y repetirlas, al menos, 15 veces cada una en todo el perfil”, apunta López. 

El candidato no debe conformarse con las etiquetas que Linkedin ofrece por defecto, sino crear tags propios que definan su actividad o campos de especialización. Dentro del paquete de aptitudes, el experto aconseja abstenerse de seleccionar algunas como Office o Power Point. “Hay que resultar interesante y no obvio. Esos conocimientos no aportan valor añadido”.

- Aceptar todas las invitaciones: ¿Es conveniente aceptar todas las solicitudes de amistad? Esta es una de las preguntas más frecuentes entre los usuarios de Linkedin. López es rotundo: sí, cuantos más contactos mejor. “Nunca sabes de dónde puede venir la oportunidad, cualquier sector puede ser interesante”, apunta. 

- Personalizar la URL: en la parte inferior de la fotografía de perfil, aparece la URL del usuario. Junto a esa dirección, se encuentra un botón con forma de estrella. Al seleccionarlo, el candidato tiene la posibilidad de personalizar esa URL. López aconseja eliminar los guiones entre el nombre y los apellidos así como el número que aparece al final. “Así se consigue un mejor posicionamiento en Google”, expone.

- En varios idiomas: el perfil debe presentarse en todos los idiomas que maneje el usuario. De esa forma, los reclutadores accederán a las diferentes versiones según el país desde el que realicen la búsqueda. Para activar esta opción, hay que desplegar la pestaña ver perfil como que se encuentra en la cabecera y seleccionar crear perfil en otro idioma. El usuario debe volver a rellenar todos los campos traducidos.

- Comprobar los resultados: la plataforma mide de uno a 100 el impacto de la marca personal comparando las visitas recibidas y el número de interacciones con los de los contactos del usuario y otros perfiles enmarcados en el mismo campo de especialización. Para acceder a las gráficas con las métricas, hay que mantener abierta la página con el perfil de Linkedin y abrir una nueva pestaña con esta URL www.linkedin.com/sales/ssi.