Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Ayer autoridades marítimas decidieron mantener el puerto cerrado por segundo día consecutivo derivado del fuerte oleaje y rachas de vientos de alrededor de 40 kilómetros por hora; los más afectados resultaron ser los prestadores de servicios acuáticos, quienes comentaron que ya mantenían una baja ocupación derivado de las bajas temperaturas que propició que los turistas cancelaran actividades.

José Gómez Burgos, secretario de la cooperativa turística del Mar Caribe, mencionó que al menos 15 tours programados para este jueves no se realizaron, por lo que esperarán una reprogramación para el sábado o domingo.

También te puede interesar: 'Caen' las ganancias por frente frío en Cozumel

Ya está mejorando el clima, estaba peor en la mañana con olas que aventaban buena cantidad de arena, esperamos que ya mañana (viernes) se determine volver a abrir el puerto, aunque el frío seguirá, eso es una determinante fuerte, porque los turistas, como ya lo había comentado, aunque vienen del frío, prefieren quedarse en cama y salir tarde a hacer las actividades o de plano cancelar”, comentó Gómez Burgos.

Aunque por momentos hubo registro de olas de casi metro y medio de altura, bañistas a pesar de estas condiciones se introdujeron al mar. Un ejemplo de ello fueron los arenales situados a un lado del muelle de Ultramar, situado en el extremo costero de la avenida Constituyentes, la cual lució con un lleno favorable; estos usuarios aprovecharon el tiempo para tomar el sol que, de manera intermitente, salía por lapsos en medio del nublado día.

De acuerdo con el Departamento de Climatología y Meteorología, estas condiciones continuarán todo el fin de semana. Luis Antonio Morales Ocaña, titular de la dependencia, informó que a las 00:15 horas del jueves se registró la temperatura mínima de 17 grados centígrados; la máxima fue de 22 grados.

Morales Ocaña pronosticó, con base en el monitoreo de la Comisión Nacional del Agua, temperaturas mínimas por debajo de los 15 grados para este fin de semana, ocasionados por el paso, por la Península de Yucatán, del frente frío número 23.