Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- La Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 5 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de la ribera del río Hondo, ha sido rebasada por la demanda de derechohabientes en la zona.

Armando Mosqueda Junes, secretario general de la Unión Local de Productores de Caña, solicitó la intervención de las autoridades municipales y estatales para gestionar que se modernice y mejore la UMF, ubicada en la localidad de Javier Rojo Gómez.

También te puede interesar: Hospital General de Playa del Carmen, rebasado en capacidad

Además, señaló que esta unidad médica únicamente sirve para consultas de medicina general, ya que no cuenta con especialidades y mucho menos con equipo ni personal para realizar cirugías complicadas.

Dijo que es una situación que preocupa a los productores y sus familias, quienes acuden ahí a solicitar los servicios de salud.

Mosqueda Junes señaló que ante el inicio de zafra el próximo mes de noviembre, los servicios de salud son muy requeridos, no sólo por los productores de caña, sino por toda la gente a quien se le da de alta como empleados temporales.

Agregó que por el momento, los derechohabientes con alguna necesidad médica especializada que van a la unidad son canalizados a Chetumal, por lo que es necesario que se modernicen las instalaciones de este hospital.

Benjamín Gutiérrez Reyes, presidente de la Asociación Local de Productores de Caña de la CNPR, dijo que son millones de pesos que la industria y los productores de caña pagan por concepto de seguridad social, por lo que la atención debería ser la mejor.

“La fábrica de azúcar asegura a más de 700 trabajadores. Las asociaciones cañeras aseguramos a más de tres mil productores y sus respectivas familias y en cada zafra se paga seguridad social a cerca de tres mil cortadores de caña, sin contar los pagos de los comercios”.

Reconoció que no es mala la atención en la unidad médica, sino que ya quedaron rebasados, además que el servicio es limitado en medicina familiar, pues en caso de operaciones graves o de emergencia son canalizados a la capital.

“En caso de emergencia, el que tiene dinero va al hospital privado, pero el que no, tiene que ir a esperar horas para ser atendido en Chetumal, donde el servicio también es altamente demandado”.