Daniel Pacheco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Arturo Alfaro Palma, presidente del Colegio de Médicos en el municipio de Solidaridad, indicó que los 152 galenos agremiados a la organización que encabeza, se estarán sumando a la inconformidad que a nivel nacional por la discriminalización de la labor médica.

Sin embargo, aclaró que bajo ningún motivo se suspenderá la atención a la población, después de que circulara en foros de internet y Whatsapp un supuesto paro nacional de doctores.

También te puede interesar: Piden doctores liberación de su compañero Luis Pérez

Y es que desde el pasado fin de semana, médicos y profesionales del sector Salud a nivel nacional salieron a las calles a protestar en múltiples ciudades, incluyendo Cancún, después de que la Fiscalía de Oaxaca acusara de homicidio doloso al doctor Luis M., por la muerte de un niño de tres años señalando presunta negligencia médica.

“Criminalizar este acto es como tratar de convertir en criminales a gente que hace su mejor esfuerzo en salvar una vida. Me parece que algunas personas dedicadas a las leyes, pareciera que tratan de alejarla de la justicia y trataran de enfrentar a los seres humanos, generando una polarización. Eso sí es criminal”, dijo.

Señaló que en la medida de sus posibilidades, los doctores colegiados que practican la profesión especializada en la salud humana dentro de Playa del Carmen, estarán sumándose en las acciones de protesta por un acto jurídico que califican “sin sentido”, para el próximo viernes 13 de abril del presente 2018.

“El médico es la víctima natural de un sistema jurídico perfeccionable en nuestro país. Es de las pocas gentes que puede ser juzgado por el mismo delito en distintos ámbitos, desde materia civil, penal o de la conciliación. Te pueden denunciar y no necesariamente buscando un proceso conciliatorio. Más grave que esto es que la jurisprudencia con respecto a la defensa del profesional médico han sido extraordinariamente tibias”, dijo el doctor con más de 35 años ejerciendo.

Recalcó que incluso a nivel nacional existe una tendencia de un sector de especialistas en litigios, que han comenzado a utilizar el tema y concepto de “negligencias médicas” con la finalidad de obtener beneficios económicos amenazando el prestigio y experiencia profesional de los galenos como forma de negocio.