Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN.- Ismael Sauceda Hernández indicó que durante el año y medio en que estuvo al frente del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) el maltrato infantil fue la mayor problemática que combatió, tanto por la violencia intrafamiliar y el abandono que existe de parte de los padres de familia por motivos laborales, así como por la explotación que se detectó en la zona turística.

“El DIF tiene programas muy bondadosos que son complementos para una mejor calidad de vida, pero creo que esos van bien. Lo que creo que fue más difícil en este tiempo fue atender más de 100 casos, casi 130 en la zona turística por reportes que nos hicieron o que detectó nuestro personal de explotación infantil”, dijo.

El hasta ayer director del DIF aseguró que es un hecho muchas de las familias que llegan a vender a la Quinta Avenida artesanías, forman parte de una organización más grande que debe ser combatida desde otras esferas gubernamentales a las que ya les han dado parte.

También te puede interesar: Rescata DIF a 20 niños víctimas de violencia

En muchos de los casos que intervinieron se encontraron con que las madres de familia o los papás eran reincidentes.

“Ellos nos argumentan siempre que los niños ayudan así a la economía. Sin embargo lo que sucede es explotación laboral infantil, y aunque nosotros buscamos mecanismos para que esas familias tengan otra posibilidad de tener ingresos canalizándoles a la Bolsa de Empleo, finalmente terminan de nuevo en las calles”, lamentó.

"Argumentan siempre que los niños ayudan así a la economía. Sin embargo lo que sucede es explotación laboral infantil". 

Otro de los aspectos atendidos que están ligados a la niñez es la violencia intrafamiliar, especialmente en zonas como Villas del Sol y Colosio, e incluso que trascendieron a violaciones de menores con un caso de ellos que terminó en embarazo de una menor.

Sí tuvimos un promedio de 10 caso por mes o quizá un poco menos. Muchos reportes que atendidos fueron porque los papás trabajan y abandonan a los hijos, es lo más común. Ahí lo que se busca son redes de apoyo de las familias para que se hagan cargo de los menores (…) pero lamentablemente otros casos no eran así, y sí había violencia contra los menores”, expuso.

El ex funcionario indicó que revertir esos comportamientos sociales es un proceso largo y difícil, pues aspectos como el hacinamiento, la constante ingesta de alcohol y la marginación económica facilitan que se den este tipo de violaciones a los derechos de la infancia, “pero no porque siempre existan debemos dejar de atenderlos, al contrario, hacer que sean cada vez menos”.