Sajhid Domínguez/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- El cine, la televisión y la literatura fantástica han hecho de este tema, una auténtica fascinación para el colectivo en general, pero para la Iglesia Católica, los exorcismos son tomados muy en serio, tan es así que hay una Asociación Internacional de Exorcistas y un curso avalado por el Vaticano para practicar este rito que básicamente se trata de expulsar a un espíritu maligno.

El vicecanciller de la prelatura Cancún Chetumal, padre Luis Octavio Jacobo Cortez, declaró que los exorcismos se realizan en todas partes del mundo y en nuestra ciudad hay un solo sacerdote, (además del Obispo) José Luis Laris, quien está encargado de este delicado tema y que cada semana realiza misas de sanación o liberación, éste es un delegado por el obispo, no cualquiera puede ser exorcista, existen características especiales y este procedimiento siempre se tiene que hacer en una iglesia y no en una casa, como lo han mostrado en las películas.

Luis Octavio Jacobo Cortez, vicecanciller de la Prelatura Cancún-Chetumal, afirmó que a través del ‘Ritual de Exorcismos’ se reconoce un caso real. (Jesús Tijerina/SIPSE)

También te puede interesar: Charlatán somete a niño a falso exorcismo y lo mata

La práctica del exorcismo está regulada por la Iglesia Católica con el ritual “De exorcismis et supplicationibus quibusdam”: Rito de exorcismo y oraciones para circunstancias particulares; (adoptado en 1998 en sustitución del anterior más antiguo, que puede seguir usándose) y está sujeta a vínculos y prescripciones.

Para saber si una persona esta posesa, los sacerdotes acuden al “Ritual de Exorcismos”, libro de oraciones que ayudan a la expulsión del espíritu maligno y van pasando a la persona por “filtros”, ya que hay algunos demonios mudos en una gama muy intensa de la demonología, de ahí que los padres que saben de este tema, sabrán qué tipo de procedimiento realizar.

Cuatro pasos para identificar a un poseso

Los exorcistas han utilizado cuatro fenómenos que pueden demostrar si es más que un problema psicológico: conocimiento de los idiomas, se trata de tener una conversación en una lengua que la persona afectada no sabe; conocimiento de cosas ocultas, que por ejemplo una persona atacada por el demonio revele cosas personales del exorcista o de las personas que le ayudan; fuerza extraordinaria, pone el caso de una mujer de 70 años y de complexión pequeña que podía cargarlo con cinco hombres fornidos; y, aversión a lo sagrado,  odio a las oraciones u objetos religiosos como crucifijos o el agua bendita.

Los rituales se deben realizar en una iglesia, y no en una casa,
como muestran las películas. (Jesús Tijerina/SIPSE)

El padre Luis Octavio recomienda que si se dan cualquiera de estos cuatro fenómenos habrá que asistir a la iglesia con un sacerdote y este tomará la determinación de llamar al experto exorcista.

Las películas y la televisión han caricaturizado este tema y por eso es que la gente tiene opiniones diversas acerca de las posesiones, lo cierto es que Dios creó todo lo bueno y el libre albedrio el hombre se deja influenciar y permite que el demonio entre en su vida es una realidad que no podemos eludir, aunque para que el mal entre, la gente lo tiene que dejar pasar y esto es muy importante”, opinó el también vocero de la Prelatura.

Sólo hay un sacerdote avalado en Quintana Roo

En Quintana Roo sólo hay un sacerdote católico que está avalado para realizar exorcismos por lo que la recomendación de la iglesia es la de no caer con charlatanes que aseguran poder ayudar a la gente que está presuntamente posesa a cambio de dinero u otras cosas, ya que es un proceso largo y donde sólo el exorcista puede realizar el procedimiento.

Hay muchos charlatanes que te dicen, ven a mi casa y aquí te echo agua bendita y te cobro dinero, sin tener ninguna preparación y se hacen pasar por chaman o brujo y eso no se hace así, nosotros tenemos un manual, hay una Asociación Internacional de Exorcistas, hay cursos especiales que se hacen en Roma, entonces estos “piratas” sólo persiguen fines de lucro y que juegan con la desesperación de la gente”.