Eva Murillo/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El consumo de drogas y necesidades materiales no cubiertas por los padres son el “combustible” para que un menor de edad abandone su casa, como el caso de una menor de edad que por no renovarle el plan de renta de su telé- fono decidió huir.

Decenas de historias, en las que el protagonista es un adolescente enojado con sus padres, ocurren diariamente en Cancún, que además movilizan a los cuerpos policiales, pues sea cual sea el motivo que orilló al menor a huir de su hogar, la calle no es el sitio idóneo para ellos.

También te puede interesar: Por pérdida de tiempo, turistas extranjeros no denuncian robos

Una joven de 14 años de edad dejó su hogar tras la negativa de sus padres de pagarle la renta de su celular; se reportó su desaparición y las autoridades iniciaron la búsqueda.

Pasaron varios días antes de dar con su paradero; en ese tiempo la joven tuvo contacto con la droga y recorrió la ciudad, hasta que avisaron que una muchacha vivía en una azotea. Otro caso es el de una estudiante de secundaria que se fue a vivir a la casa de una amiga.

Su madre reportó el hecho, y al ver la lentitud de la investigación, indagó sobre el posible paradero de su hija, hasta que la halló en el domicilio de su amiga