Raúl Balam/SIPSE
KANTUNILKÍN, Q. Roo.- Un conflicto social podría surgir al interior del sindicato de taxistas que lleva por nombre “David Gustavo Gutiérrez”, de Nuevo X-Can, perteneciente al municipio Lázaro Cárdenas, todo porque el actual dirigente, Tomás de Cantuberry Cupul Ayil, primero no cuenta con toma de nota de las autoridades de la Junta de Conciliación y Arbitraje; y otra porque emitió una segunda convocatoria para una asamblea el domingo 14 de enero y cuando realmente nunca emitió una primera.

Vicente Dzib Fernández, uno de los integrantes del sindicato de taxistas, denunció que la situación podría agravarse porque al grupo que representa pretenden bloquearlos cuando acudan a trabajar el sábado en el sitio de la ciudad de Cancún, todo con el argumento de que no han pagado las cuotas.

También te puede interesar: Decidirán futuro de transportadoras federales en Cozumel

“No nos estamos negando a pagar, sino estamos a la espera de que las autoridades de la Junta de Conciliación y Arbitraje dictaminen con toma de nota a la directiva, ya que hay denuncias donde la elección se realizó de manera irregular y con una serie de anomalías al permitir que emitan el sufragio aspirantes a socios concesionarios y debería ser únicamente para socios concesionarios”, agregó.

Dzib Fernández, recalcó que hoy viernes acudirán a la ciudad de Chetumal, ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para impugnar la convocatoria, que emitió Cupul Ayil, porque nunca emitió una primera convocatoria.

Agregó que a pesar de que no es de manera oficial dirigente de taxistas, Tomás Cupul, cobra 15 concesiones y exige cuotas a los martillos.